Prisión provisional para la madre de la niña hallada muerta en Atxuri

Sanitarios trasladan a Basurto a la mujer hallada inconsciente, tras conseguir sacarla de una parada cardíaca. /LUIS CALABOR
Sanitarios trasladan a Basurto a la mujer hallada inconsciente, tras conseguir sacarla de una parada cardíaca. / LUIS CALABOR

En su declaración ante la comitiva judicial, la mujer atribuyó los hechos a un tercer individuo, tal como reflejaba la nota hallada junto al cadáver

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Ada, la madre de la niña de 9 años que fue encontrada muerta en su domicilio del barrio de Atxuri la noche del pasado miércoles, ingresará previsiblemente en prisión provisional en cuanto reciba el alta en el hospital de Basurto, donde se recupera de la intoxicación aguda que sufrió por la ingesta de los mismos medicamentos que, presuntamente, le sumunistró a su hija. Cabe la posibilidad de que su abogado, que aún está por designar, solicite, alternativamente, su ingreso en un centro psiquiátrico. El estado mental de la mujer y su imputabilidad tendrán que ser valorados por forenses.

De 37 años, fue detenida por agentes del Servicio de Investigación Criminal Territorial de Bizkaia (SICTB) el pasado sábado por la mañana, en cuanto fue trasladada a planta desde la Unidad de Cuidados Intensivos. Había despertado del coma el día anterior. La mujer rechazó declarar ante los ertzainas, pero sí lo hizo más tarde delante de la jueza de guardia. Sin esperar a agotar el plazo legal de 72 horas de la detención, la comitiva judicial se desplazó hasta el centro médico para cumplir el trámite a partir de las nueve de la noche del sábado, según ha podido saber este periódico en fuentes cercanas al caso.

Manos vendadas

Ada atribuyó la responsabilidad de los hechos a un tercer individuo, tal como ya señalaba la carta manuscrita encontrada junto al cadáver. Según el texto, un hombre la habría obligado a acabar con la vida de su hija y posteriormente a suicidarse. Los investigadores sospechan que la idea de esa confusa nota fue suya, aunque la letra correspondiera a la cría. La Ertzaintza la acusa de haber cometido el homicidio de la niña y de haberse intentado después quitar la vida.

La niña fue hallada muerta por su hermana mayor, con una intoxicación de medicamentos, abrazada a la madre, que estaba en parada cardiorespiratoria y presentaba además cortes en los brazos. La mujer, que es consciente de todo lo que ha ocurrido, tiene todavía las manos vendadas debido a las curas. La declaración se prolongó durante varias horas, hasta cerca de la una de la madrugada del domingo.

Las claves

Centro psiquiátrico
El estado mental y la imputabilidad de lamujer tendrán que ser valorados por forenses.
Cortes en los brazos
Consciente de lo ocurrido, Ada se encuentra medicada y contenida para que no se autolesione.

La mujer está ingresada en un pabellón que dispone de un espacio especialmente destinado a detenidos o presos. Dos ertzainas custodian la puerta de la habitación de la arrestada, que se encuentra además contenida para evitar que pueda autolesionarse, y medicada. Durante el interrogatorio, estuvo asistida por el abogado que le correspondió por turno de oficio.

La Policía autonómica ha recabado también el testimonio de varias personas del entorno de la mujer para descartar la implicación de terceras personas en los hechos.

Ada sufría graves problemas de salud, entre otros fuertes dolores de espalda por los que se trataba con parches de morfina, y había sido intervenida por obesidad. Madre también de otra joven, de 19 años, que a su vez tiene una hija de dos, se había separado hace varios años. Desde hacía aproximadamente un año, la familia estaba siendo sometida a seguimiento por los servicios sociales.