España evita poner fecha a la visita del Rey o Rajoy a Cuba

Felipe VI saluda a Bruno Rodríguez, ayer en Madrid./
Felipe VI saluda a Bruno Rodríguez, ayer en Madrid.

El Gobierno acepta la invitación trasladada por el canciller del país caribeño y afirma que el viaje se realizará «lo antes posible»

ANDER AZPIROZ

El Gobierno ha aceptado la invitación del Ejecutivo cubano para que Felipe VI o Mariano Rajoy visiten la isla. Eso sí, ha evitado por el momento fijar una fecha concreta para un viaje oficial a La Habana que tiene como antecedente más inmediato el que José María Aznar y don Juan Carlos realizaron en 1999, si bien en aquella ocasión se produjo con motivo de la celebración de la IX Cumbre Iberoamericana. Lo que sí avanzó ayer el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, en una comparecencia conjunta con su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, es que el jefe del Estado o el presidente del Gobierno se desplazarán hasta el país caribeño «lo antes posible». Es probable que la visita española se curse a lo largo de 2018.

El canciller cubano, de visita oficial en Madrid, trasladó de primera mano al Rey y Rajoy la invitación de Raúl Castro. El gesto que evidenció la importancia de la presencia de Rodríguez en España hacía nueve años que no se producía la visita de un canciller cubano fue su recibimiento tanto en Zarzuela como en La Moncloa. Se trata de una prueba de que las relaciones entre Madrid y La Habana inician una nueva etapa tras el deshielo entre Estados Unidos y Cuba.

España es consciente de que no hay tiempo que perder para posicionarse en un país caribeño que, desde su acercamiento a Washington, se ha convertido en foco de atención de las inversiones internacionales. De hecho, jefes de Estado europeos como el francés François Hollande o el italiano Matteo Renzi ya han hecho parada en la capital cubana con la declarada intención de abrir nuevas vías de negocio para sus empresas nacionales.

Dastis subrayó ayer, durante el encuentro que mantuvo con su homólogo cubano, que España quiere ser el primer país en ratificar el acuerdo entre Cuba y la UE, que acaba con la llamada Posición Común, impulsada en su momento por Aznar. «Esperamos ratificarlo lo más rápidamente posible»,declaró.