Una llamada en español alertó en junio a 'Ternera' de que la Policía gala le acechaba

Josu Ternera, durante un acto en Bilbao./
Josu Ternera, durante un acto en Bilbao.

El aviso llegó a uno de los contactos franceses del histórico de ETA, a quien París juzgará en rebeldía al no dar con su paradero

FERNANDO ITURRIBARRÍA

El Tribunal Correccional de París va a juzgar en rebeldía el 1 de junio al dirigente histórico de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea 'Josu Ternera', han informado a este periódico fuentes judiciales francesas. La decisión se ha tomado ante la falta de resultados de la investigación para localizarlo abierta en el verano de 2013 cuando eludió su detención en una localidad del sur de Francia cercana a Andorra. El pasado mes de junio, una llamada telefónica en español avisó a uno de sus contactos franceses de que tenía a la Policía gala en los talones.

Las pistas. El último rastro fehaciente de su paradero se produjo en el verano de 2013 en un pueblo cercano a Andorra
Sentencias previas. En Francia ya tiene pendiente una condena de siete años de prisión impuesta en 2010

Seguimientos, vigilancias, pinchazos telefónicos, escuchas, comprobaciones bancarias, arrestos, interrogatorios, informaciones anónimas, análisis de ordenadores Todo ha sido inútil. Josu Urrutikoetxea (Miraballes, 1950) sigue en la clandestinidad. El juez antiterrorista Christophe Teissier ha cerrado recientemente, a instancias de la Fiscalía de París, el sumario incoado el 26 de julio de 2013. Unos días antes, el 16 de julio de aquel año, el fugitivo había conseguido burlar el dispositivo de vigilancia montado en torno a una casa de Durban sur Arize (departamento de Ariège) durante el que fue fotografiado junto a su pareja, Agnès Cerlo, y su hija, entonces de meses. Cuando los policías irrumpieron a las seis de la mañana en el domicilio comprobaron que el buscado había huido por el monte de madrugada.

Los investigadores averiguaron que Urrutikoetxea residía en la vivienda, propiedad del médico de la mujer, de manera intermitente desde hacía siete años y se hacía pasar por un profesor universitario de Historia llamado Daniel Martín. Allí recibía las visitas periódicas de Cerlo, que acudía sin teléfono móvil para impedir su geolocalización, y de su hijo Egoitz Urrutikoetxea, al que el casero y los vecinos conocían como Patrick. Entre 2011 y 2013 se ausentó durante año y medio con el pretexto de preparar una tesis en París.

En realidad, 'Ternera' estaba en Noruega junto a David Pla e Iratxe Sorzabal, interlocutores designados por ETA. Esperaban a ser contactados por emisarios del Gobierno español para entablar negociaciones tras la renuncia a la lucha armada en octubre de 2011. Hasta que el 18 de febrero de 2013 fueron expulsados del país escandinavo. La Policía francesa ha constatado la presencia de Cerlo en un vuelo Oslo-París el 26 de agosto de 2012 y ha descubierto fotografías suyas tomadas en Noruega aquel verano.

Fotos familiares

La mujer eludió las vigilancias físicas y telefónicas de los investigadores hasta en siete ocasiones entre setiembre de 2013 y febrero de 2016 para reunirse junto a su hija con Urrutikoetxea. Tampoco sirvió para dar con su paradero el arresto el 7 de octubre de 2015 en Saint-Denis, a las puertas de París, de Egoitz Urrutikoetxea, en cuyo poder se encontraron fotos familiares con su padre, su hermana y Cerlo, a quienes veía con regularidad.

También los pinchazos telefónicos resultaron infructuosos. En la primavera de 2016 la Policía francesa identificó varias líneas utilizadas por allegados de 'Ternera', entre ellos Philippe Lassalle. Se trata de un ciudadano francés con antecedentes penales por haber ejercido como agente de compras para ETA en el mercado internacional. En una conversación grabada a mediodía del 6 de junio de 2016 un tal Carlos Alberto le avisó en español de que se encontraban detrás de ellos, le dijo que creía que estaban pillados y le aconsejó desprenderse del móvil y el chip que utilizaba para hablar con él. El episodio realimenta la leyenda de los soplos repetidos para malograr la captura del histórico jefe etarra.

El juez Teissier ordenó el 12 de octubre sendos registros del domicilio de Cerlo en Anglet y de la casa de Durban para zanjar los últimos flecos antes de resignarse a cerrar el sumario. Por tanto, Urrutikoetxea será juzgado en su ausencia por asociación de malhechores con fines terroristas, delito penado con hasta diez años de prisión, si no es arrestado antes de la fecha del juicio. En Francia ya tiene pendiente una condena a siete años de prisión impuesta en rebeldía el 1 de diciembre de 2010 en París por pertenencia en 2005 al aparato político de ETA.