Las corrientes de Podemos cierran su reunión sin un acuerdo para Vistalegre II

Pablo Iglesias a la salida de la reunión./
Pablo Iglesias a la salida de la reunión.

'Pablistas', 'errejonistas' y anticapitalistas no ceden en sus posiciones y ya aluden a la necesidad de que el partido se mantenga unido tras la Asamblea Ciudadana de febrero

ANDER AZPIROZMadrid

Las buenas palabras y el optimismo exhibido durante los últimos días por las distintas corrientes de Podemos para cerrar un acuerdo que les permita llegar a Vistalegre II con un proyecto de unidad han quedado, por el momento, en nada.

más información

Durante más de tres horas Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Miguel Urbán y Carolina Bescansa se han reunido en busca de un acercamiento que cada día parece más lejano. En la reunión de esta mañana, cada una de las corrientes ha expuesto su visión de futuro para Podemos, pero ninguna ha cedido en los aspectos que las separan. Éstos son los planteamientos políticos, donde las posiciones de 'errejonistas' y anticapitalistas son irreconciliables, y en el organizativo, en el que Iglesias se arriesga a perder buena parte de las competencias que hasta ahora le han correspondido como secretario general.

A la salida de la cita todos los protagonistas han manifestado que hasta el próximo miércoles, fecha límite para el acuerdo, mantendrán el diálogo abierto. Sin embargo, no han ocultado que los posibles pactos se circunscribirán solo a aspectos parciales como pueden ser los documentos éticos o feminista.

Así las cosas serán las bases las que en Vistalegre II deberán elegir entre los proyectos que defienden cada una de las sensibilidades que integran Podemos. Sea cual sea el resultado, todos han hablado hoy de unidad tras la Asamblea Ciudadana. Eso sí, Iglesias ha insistido en que si sus tesis resultan derrotadas, dejará el liderazgo del partido a Íñigo Errejón, al que ha asegurado que respaldará desde un papel secundario.