El PNV admite «voluntad para el acuerdo» con Rajoy si se abre al diálogo

Aitor Esteban./
Aitor Esteban.

«Si bien me quieres, Mariano, menos leña y más grano», avisa, gráfico, Aitor Esteban, en vísperas de la crucial negociación de los Presupuestos, al tiempo que reclama una nueva ley del Cupo y la transferencia de la Seguridad Social

OLATZ BARRIUSO

Las tornas están cambiando. El PNV ha mostrado esta tarde en su intervención en el debate de investidura de Mariano Rajoy un talante radicalmente diferente al que exhibió hace dos meses, el 30 de agosto, en una situación esencialmente similar en cuanto a las relaciones entre el Gobierno central y el vasco, aunque diferente en lo político. Entonces, aún no se habían celebrado las elecciones vascas y, lo que es más importante, tampoco se vislumbraba una salida viable para la investidura de Mariano Rajoy. Hoy, en cambio, el portavoz jeltzale, Aitor Esteban, ha subido a la tribuna consciente no solo de que este mismo fin de semana habrá Gobierno del PP, sino, sobre todo, de que su grupo puede ser determinante para aprobar los Presupuestos Generales del Estado para 2017, un reto en el que a Rajoy le va, literalmente, su propia supervivencia política en la presente legislatura. En ese contexto debe entenderse la intervención de Esteban, que ha pasado del simple y llano «cabreo» de agosto a constatar «voluntad para el acuerdo» con Rajoy siempre que el Ejecutivo del PP cambie de «actitud» y demuestre que está dispuesto «al diálogo y no a la imposición».

El portavoz jeltzale no ha podido ser más claro e incluso ha versionado el refranero tradicional castellano para dejarle claro a Rajoy lo que el PNV quiere de él: «Si bien me quieres, Mariano, menos leña y más grano», ha soltado Esteban entre las risas del hemiciclo, en una adaptación libre del 'Si bien me quieres, Juan, tus obras me lo dirán'. Rajoy, sin apenas tiempo para preparar florituras en la réplica, ha respondido con otra rima menos trabajada pero igualmente esclarecedora: 'Si quieres grano, Aitor, te dejaré mi tractor'. A renglón seguido, el candidato del PP ha explicado que con la alusión a la maquinaria agrícola se refería a la diferencia «entre pedir y que te den y currárselo». Ha dejado claro, en ese sentido, que «les voy a pedir cosas», pero que también tiene intención de trabajarse el precioso respaldo de los cinco diputados jeltzales y ha recogido sin dudarlo el guante lanzado por el PNV. «Pondré de mi parte todo lo que sea necesario para que ustedes se involucren en la gobernabilidad», ha avanzado el presidente en funciones, que ha celebrado la disposición del PNV al acuerdo. «Tenemos nuestros límites y les pido que lo entiendan, pero si todos actuamos con inteligencia y tenemos buena mano estamos ante una oportunidad. Yo así lo veo, entre otras cosas porque no me queda otra», ha reconocido Rajoy con su habitual chispa para solemnizar las obviedades. Incluso, ha recordado la «coalición parlamentaria» que unió al PNV y al PP en el primer Gobierno de Aznar y las negociaciones con Ibarretxe y Javier Balza, y ha considerado que «entonces hicimos cosas sensatas, positivas y razonables».

Esteban ha sido explícito también respecto a lo que pide el PNV y ha dejado claro que «se acabó la época del cambio de cromos», en la que bastaba desbloquear alguna transferencia a cambio del respaldo de los nacionalistas vascos. Es necesario, ha advertido el diputado jeltzale, un cambio global de «actitud» que empiece por renunciar a la «judicialización de la política», en referencia a los abundantes litigios del Gobierno de Mariano Rajoy contra leyes y resoluciones vascas. El portavoz ha recordado los dos nuevos recursos anunciados el pasado martes, aniversario del Estatuto de Gernika, y se ha preguntado: «Si se trata de no tocar las narices al adversario político con el que se quiere acordar, ¿se puede ser más torpe?». Esteban ha puesto especial énfasis en denunciar la "obsesión patológica" del Ejecutivo central con la Ertzaintza y las sucesivas impugnaciones contra las OPEs para reponer efectivos en la Policía autonómica. Incluso, ha recordado cómo el recurso contra la 24 promoción acabó por resolverse en el Senado y ha dejado claro que no es suficiente «con poner chinitas en el camino y después decir 'te las quito'», sino que es necesario que el Ejecutivo del PP demuestre su respeto hacia «el hecho foral». En la réplica, Rajoy se ha proclamado firme defensor de la foralidad vasca y ha prometido que velará «para que nadie vuelva a ponerles chinitas en el camino».

Esteban no ha mencionado ni el derecho a decidir ni el nuevo estatus vasco, seguramente consciente de que, como le ha dicho Rajoy, «tienen que entender» que España es un país «con un nivel de descentralización que no existe en ningún lugar del mundo». A lo que sí se ha referido, en reiteradas ocasiones durante la intervención y las réplicas, es al TAV y a la necesidad de acelerar los plazos y la financiación. Rajoy se ha mostrado dispuesto a «trabajar juntos» para que la alta velocidad vasca pueda ser una realidad en 2019. Esteban también ha urgido al Gobierno central a «resolver» la liquidación del Cupo y a elaborar una nueva norma pazra actualizar el montante que Euskadi paga al Estado por las materias no transferidas, además de exigir que «cumplan la ley» también en lo referente al Estatuto de Gernika y desbloqueen ya las transferencias de la gestión del régimen económico de la Seguridad Social y de prisiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos