La decisión de mantener a De Prada en dos causas de ETA revela el cisma en la Audiencia Nacional

El juez José Ricardo de Prada./
El juez José Ricardo de Prada.

El juez, recusado por las víctimas y por la Fiscalía por sus declaraciones sobre la tortura, verá un caso del PCTV-ANV después de que 9 de los 17 magistrados del pleno de los juzgados hayan votado a favor y otros ocho en contra

EFEmadrid

El pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha rechazado apartar al juez José Ricardo de Prada de juzgar dos causas de ETA: el sumario de PCTV-ANV y el intento de asesinato del exedil de UPN Miguel Ángel Ruiz de Langarica, en una votación que ha revelado la división interna que existe en los Juzgados Centrales. El primer caso es el que ha evidenciado este cisma, ya que de los 17 jueces que han participado en el pleno, nueve han votado a favor y ocho en contra. En el segundo, vinculado a la absolución de un etarra, los jueces han decidido por unanimidad no retirarle del caso al entender que la petición era extemporánea puesto que el tribunal ya ha deliberado sobre esta causa y ha dictado sentencia.

El juez había sido recusado por la Fiscalía de la Audiencia Nacional -que se sumó a una petición similar de las asociaciones de víctimas en un actuación inusual- después de se difundiera una conferencia que José Ricardo de Prada pronunció el pasado 14 de abril en la localidad guipuzcoana de Tolosa. En su argumentario, el juez invocó dos ideas: la vulneración sistemática y generalizada de derechos fundamentales en la respuesta legal contra el terrorismo, y la aplicación de los tipos penales de terrorismo a quienes no pueden ser considerados como tales.

A raíz de su conferencia, el juez de Prada fue cuestionado por las asociaciones de víctimas pero también por el Ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díez, que solicitó al Consejo General del Poder Judicial que lo expedientase. A raíz de las críticas que comenzó a recibir el magistrado, la asociación Jueces para la Democracia hizo público un comunicado en el que apoyaba al magistrado.

La Fiscalía, al presentar la recusación que ahora ha sido rechazada, aseguró que De Prada mostró sus «prejuicios» hacia la prueba pericial de inteligencia aportada en el proceso al etarra Jorge Olaiz por el intento de asesinato de Ruiz de Langariza y que el magistrado calificó de «irregular e interesada». Para rechazar su recusación, De Prada aportó la sentencia por la que se absuelve a Olaiz del intento de asesinato de Ruiz de Langarica, lo que motivó su excarcelación el pasado 13 de abril, un día antes de su intervención en Tolosa. Esa sentencia, pese a estar redactada con fecha del 29 de abril, no ha sido firmada ni notificada al haber decidido la sección segunda no darle curso a raíz de la entrada, un día antes, del incidente de recusación en el que el exedil reclamaba la paralización del procedimiento.

«Una opinión ya formada»

En cuanto al enjuiciamiento de Jean Claude Aguerre y Xavier Phillipe Larralde en el sumario sobre el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y de Acción Nacionalista Vasca (ANV), ambos ilegalizados tras suceder a la también ilegalizada Batasuna, la Fiscalía cree que proyectó «la imagen de tener predeterminado por razones de política criminal la respuesta al asunto planteado en autos sobre el carácter terrorista de tales entornos políticos».

A juicio de los fiscales, De Prada dio una apariencia de tener en estos procedimientos «una opinión ya formada», por lo que entienden que las acusaciones hayan sentido «vulnerado el derecho fundamental a un proceso con todas las garantías, en especial, el derecho a un juez imparcial». Los incidentes de recusación los plantearon la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) y Dignidad y Justicia, en el caso de PCTV, y el propio exconcejal al que ETA trató de matar.

 

Fotos

Vídeos