Rosa Díez quiere cerrar la crisis en UPyD tras recibir el apoyo de la dirección

La líder de UPyD, Rosa Díez. /
La líder de UPyD, Rosa Díez.

La líder magenta, al contrario que su número dos, considera que los tres diputados que pidieron su dimisión deben seguir en el cargo

ALFONSO TORICESMadrid

Rosa Díez pretende dar por cerrada la crisis desatada en UPyD por los malos resultados que la formación cosechó en las elecciones andaluzas después de que la mayoría del Consejo de Dirección rechazase ayer las peticiones de dimisión de los críticos, apoyase su continuidad como portavoz y revalidase su estrategia política.

Díez, en declaraciones a la prensa, quitó hierro a que los diputados Irene Lozano y Álvaro Anchuelo y otros dos dirigentes, Rodrigo Tena y David Andina, abandonasen sus puestos en la cúpula del partido tras ver desautorizada su petición de dimisión de la portavoz y aseguró que mantiene totalmente su confianza en ellos como diputados de UPyD. Lo redujo todo a un asunto de libertad de expresión y de juego entre mayorías y minorías.

La máxima responsable de UPyD, al contrario que su número dos, Carlos Martínez Gorriarán, espera que ni Lozano, ni Anchuelo, ni Toni Cantó que también reclamó su dimisión- dejen su puesto en el Congreso porque son muy buenos profesionales y aclaró que ella, desde luego, no se lo va a pedir. Vengo de una reunión del grupo parlamentario y hemos trabajado como siempre. Son personas muy responsables, indicó.

Los tres parlamentarios críticos no dan despejado por el momento las dudas sobre su continuidad y solo Lozano reconoció que la convivencia con los dos otros miembros del grupo, Díez y Martínez Gorriarán, será francamente difícil después de reclamar en público su dimisión.

Díez es consciente de que las críticas a su labor al frente del partido se van a reproducir el sábado, en la reunión que va a mantener el Consejo Político, el máximo órgano del partido, pero dio por hecho que también allí recibirá el respaldo mayoritario para que siga al frente de UPyD. Aseguró que afronta el Consejo Político con normalidad y con el trabajo previo hecho.