El Correo

Muere el etarra Bolinaga, excarcelado en agosto de 2012 por sufrir un cáncer "terminal"

fotogalería

Josu Uribetxeberria Bolinaga. / Ignacio Pérez

  • Fue condenado por el asesinato de tres guardias civiles y el secuestro de Ortega Lara

  • La izquierda abertzale culpa a la política penitenciaria de su muerte

  • El funeral civil se celebrará mañana sábado, a las 12.00 horas, en el parque Aldai de Arrasate

El etarra Josu Uribetxebarria Bolinaga, que se encontraba en libertad condicional por un cáncer terminal, ha fallecido esta madrugada a los 60 años, han informado fuentes familiares. Bolinaga, que ha muerto en su casa de la localidad guipuzcoana de Arrasate donde se encontraban sus familiares en torno a las cuatro de la madrugada, estaba en libertad condicional desde agosto de 2012 después de que el juez central de vigilancia penitenciaria, José Luis Castro, atendiera los informes médicos que, en ese momento, daban al etarra un máximo de nueve meses de vida.

El portavoz de Sortu, Pernando Barrena, ha achacado a la política penitenciaria la muerte de Bolinaga. "La política penitenciaria acaba con la vida de Josu Uribetxeberria; dispersión y deplorable atención médica. Goian bego (descanse en paz)", ha escrito Barrena en las redes sociales. También en Twitter se ha manifestado el parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga, quien en euskera ha difundido su "hasta siempre" al etarra. Arzuaga ha asegurado que "hoy dormirán tranquilos los que sólo sienten sed de venganza". Etxerat, por su parte, ha denunciado que, desde su excarcelamiento, "tanto él como sus familiares y todo su entorno afectivo, han vivido el calvario de una persecución despiadada", con "la continua exigencia de que muriera inmediatamente o fuera nuevamente encarcelado".

El funeral civil se celebrará mañana sábado, a las 12.00 horas, en el parque Aldai de Arrasate. Entretanto, esta tarde, a las 19.00 horas, se llevará a cabo una concentración en la localidad guipuzcoana para pedir el fin de la dispersión y la inmediata puesta en libertad de los presos gravemente enfermos, ha informado la familia. Los restos mortales de Bolinaga se encuentran en el tanatorio del municipio.

El etarra cumplía la pena máxima de prisión por varios delitos, entre ellos el asesinato de tres guardias civiles y el secuestro del funcionario de prisiones José Ortega Lara. Precisamente esta semana, el martes 13, la Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió 29 años de cárcel para el etarra por el asesinato a tiros del cabo de la Guardia Civil Antonio Ramos, el 8 de junio de 1986 en Arrasate.

Manifestación

Familiares y allegados de Uribetxeberria han convocado una manifestación silenciosa para el próximo domingo en la localidad guipuzcoana de Arrasate para reclamar el "fin de la dispersión" y la excarcelación de presos de la banda terrorista con enfermedades "graves". La familia y amigos de Uribetxeberria han pedido la puesta en libertad de todos los reclusos de la banda terrorista "enfermos graves" y "el fin de la dispersión".

Arresto domiciliario

La Fiscalía entendió que fue Bolinaga el autor de los disparos que acabaron con la vida del guardia civil en un atentado en el que también intervinieron sus dos compañeros del comando Bellotxa -José Luis Erostegi y Javier Ugarte-, para los que pide asimismo 29 años de prisión a cada uno.

Por estos hechos, el juez instructor, Ismael Moreno, había decretado el 3 de abril de 2014 el arresto domiciliario de Bolinaga por el cáncer terminal que padecía. Sin embargo, el pasado 18 de junio, la sección segunda de la Sala de lo Penal revocó la medida de arresto y le dejó en libertad provisional al considerar desproporcionada e innecesaria esta medida teniendo en cuenta su enfermedad.

A juicio de ese tribunal no existía tampoco riesgo de fuga, pues la pena a la que podría ser condenado ya estaba siendo cumplida por Bolinaga debido a que cuando fue puesto en libertad condicional estaba cumpliendo el máximo de 30 años de cárcel por varios delitos, entre ellos el secuestro del funcionario de prisiones José Ortega Lara.