El Correo

La Generalitat estima en 2,25 millones la participación y en un 81% el sí a la independencia

fotogalería

Un hombre desposita su papeleta. / REUTERS

  • Con el 88% de las mesas escrutadas, el apoyo a la creación de un estado soberano ha sido mayoritario. La siguiente opción, que habla de estado, pero no de ruptura con España, apenas obtiene 200.000 votos

  • La jornada ha transcurrido sin apenas sobresaltos. El hecho de esta prohibida no ha supuesto ningún escollo para que los ciudadanos que quisieran se acercaran a las urnas. Ni siquiera la segunda denuncia de UPyD ha interrumpido la celebración de la consulta

La Generalitat de Cataluña ha puesto fin a la jornada de la consulta soberanista con una aproximación a los resultados. A las 00.30 horas, la vicepresidenta Joana Ortega compareció para ofrecer los primeros datos después de hacer recuento a la gran mayoría de las urnas que este domingo se colocaron por todo el territorio catalán.

Lo ha hecho cuando el porcentaje de votos escrutados es muy alto, concretamente, el 88,44% de los votos escrutados. Y lo primero en comunicar ha sido la participación. 2.043.226 de ciudadanos han tomado parte en la consulta, prohibida por la justicia y que carece de validez legal. El número es muy parecido al que se dio a las 18.00 horas. Entonces habían pasado por los 1.317 centros habilitados para depositar la papeletas casi dos millones de personas.

El ritmo de participación ha sido, por tanto, ligeramente más lento por la tarde que por la mañana. Desde la apertura de las puertas de los colegios, a las 9.00 horas, hasta las 13.00 horas se habían acercado más de un millón de personas. Por la tarde, lo hicieron otras tantas. Esto también podría responder al llamamiento que habían hecho los partidos independentistas de acudir a las urnas cuanto antes para evitar incidentes. No obstante, aunque la participación apenas rebase los dos millones según los últimos datos oficiales, la Generalitat cree que cuando se hayan escrutado el 100% de las papeletas, ésta ascenderá a 2.250.000 personas.

En cuanto a los primeros resultados, la opción 'sí-sí' -es decir, sí a que Cataluña sea un estado y sí a que sea independiente- gana con el 80,72% de los votos. En números totale,s 1.649.239 de ciudadanos ha apoyado esta doble opción. Asimismo, apenas unos 206.599, es decir, el 10,11% de los votantes, ha votado sí a la creación de un estado, pero no a la independencia.

La doble negativa a la creación de un estado y a la indpendencia solo ha obtenido el respaldo del 4,55% de los que se han acercado a las urnas. Serían apenas 92.939 personas. En blanco se han obtenido el 9,56% (11.443) de las papaletas. El 'sí' a la creación del estado y la segunda casilla en banco se ha quedado con el 0,98% (19.969) del respaldo; y otras opciones, con el 3,09% (63.037).

La jornada electoral de hoy ha transcurrido sin apenas sobresaltos. El hecho de esta prohibida no ha supuesto ningún escollo para que los ciudadanos que quisieran se acercaran a las urnas. Y así se refleja en la participación, unos 2,2 millones, un tercio de todos los que estaban convocados, unos 6, y que incluía a jóvenes a partir de los 16 años. Aunque la consulta de este domingo no tiene validez legal, es la primera en la historia que los catalanes han podido expresar su opinión sobre la independencia en las urnas.

Los puntos de votación se cerraron a las 20.00 horas, a excepción de algún colegio que alargó la votación para que pudieran depositar su papeleta las personas que estaban haciendo cola. La Generalitat ha dispuesto que durante los próximos 15 días podrán participar en las delegaciones territoriales aquellas personas que justifiquen que este domingo no han podido hacerlo. Tras el cierre de los puntos de votación, los más de 40.000 voluntarios se han encargado de volver a dejar listos los colegios para que puedan abrir sus puertas con normalidad este lunes.

Dos millones hasta las 18.00 horas

La "absoluta normalidad" con que ha transcurrido la consulta se ha logrado pese a los líos judiciales que han tenido lugar. A primera hora de la mañana, UPyD presentó una segunda denuncia ante la Fiscalía contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, por desobediencia y prevaricación al celebrar el proceso participativo pese a su suspensión. En ella pedía a la Fiscalía que paralice el proceso y detenga a sus autores.

Sin embargo, unas horas más tarde, los jueces de guardia de varias localidades catalanas, como Barcelona, Tarragona, Badalona y Mollet del Vallès (Barcelona), resolvieron el recurso y anunciaron que no se tomarían medidas cautelares. Según su escrito, las peticiones del partido de Rosa Díez "no guardan proporcionalidad y no aparecen este momento razones de urgencia o relativas al orden público que aconsejen su adopción". Además, "el sustrato político y de normativa constitucional que evidentemente late bajo estos hechos no corresponde solucionarlo a los tribunales de la jurisdicción penal ordinaria y menos por la vía de urgencia", añade el auto.

Sin incidentes y con famosos

Los 1.317 colegios habilitados (la mitad que en unas elecciones ordinarias) abrieron sus puertas a las 9 de la mañana sin incidentes reseñables más allá de un colegio de Barcelona en el que colocaron silicona en las cerraduras o lo sucedido en otro de Hospitalet, donde el director del centro no ha aparecido a la hora prevista y se ha tenido que trasladar la votación a otro local.

Tampoco faltaron flashes para los rostros más conocidos que han querido ejercer su 'derecho' al voto. A los políticos -Duran i Lleida ha votado sí / no, el president Mas sí / sí- se han sumado otros personajes como Guardiola, que ha volado desde Múnich para introducir su papeleta o el cantante Lluis Llach. La presencia más morbosa, la de Jordi Puyol, no defraudó dado que por las colas, la espera del expresident se ha alargado más allá de la media hora. 30 minutos a la vista del resto de ciudadanos y bajo el foco de las cámaras en los que no ha realizado ninguna declaración.

Lo que no ha acompañado en esta jornada, eso sí, es el tiempo: la lluvia también ha querido hacer acto de presencia. Pese a todo, Barcelona, ha tenido el ambiente de las grandes citas deportivas. Mucha gente en la calle, mucha de avanzada edad, ni un sitio en el que dejar el coche y trasiego constante de personas. Mañana de paseo, voto y vermút como en las antiguas jornadas electorales de décadas pasadas.