El Correo

El Gobierno vasco pone en marcha una campaña para combatir el racismo y la xenofobia

  • El anuncio de esta iniciativa, que comenzará en septiembre, llega pocos días después de que el alcalde de Vitoria, Javier Maroto acusara a los colectivos magrebíes de vivir de las ayudas sociales

El Gobierno vasco pondrá en marcha el próximo mes de septiembre una campaña de sensibilización con el objetivo de combatir los prejuicios contra la población inmigrante y evitar que puedan concretarse en comportamientos racistas y xenófobos. Su lanzamiento tiene lugar después de que varias encuestas revelen un aumento de este tipo de prejuicios y tras las declaraciones del alcalde de Vitoria, Javier Maroto en las que acusaba a los colectivos magrebíes de vivir de las ayudas sociales.

Al parecer, según los últimos datos que maneja el Ejecutivo de Urkullu, la crisis económica está consolidando y aumentando las ideas negativas de los vascos sobre los inmigrantes y una reciente encuesta revela que una mayoría está convencida de que los extranjeros se benefician en exceso del sistema de protección social de Euskadi. En realidad, el 65% de los vascos comparte esta opinión, seis puntos más que hace sólo un año.

El mismo porcentaje considera que los inmigrantes se aprovechan de la renta de garantías de ingresos (RGI) hasta el punto de pensar que llegan a acapararla y renuncian a buscar un empleo remunerado. Además, uno de cada tres vascos es partidario de que los nacionales tengan prioridad a la hora de acceder a la RGI y que sólo una vez cubiertas sus necesidades se ayude a los extranjeros.

Actitudes que no se corresponden con la realidad

El Gobierno vasco lanzará en septiembre una campaña de publicidad institucional para intentar combatir estos prejuicios. Esta campaña, que cuenta con un presupuesto inicial de 152.448 euros y se desarrollará en prensa escrita, radio y televisión, busca la empatía de la población autóctona con los inmigrantes y sensibilizarla sobre las necesidades y derechos que les asisten.

Asimismo, y según consta en el Plan de Publicidad 2014 del Ejecutivo de Vitoria, esta acción de comunicación pretende también "modificar las percepciones que están en el origen de opiniones y actitudes que no se corresponden con la realidad y que en el futuro pueden traducirse en comportamientos de sesgo racista y xenófobo".

El Departamento de Empleo y Asuntos Sociales constata que existe una tendencia creciente "de rechazo hacia la inmigración como consecuencia de la crisis económica y su relación con el desempleo". Un objetivo adicional de la campaña será hacer llegar a los inmigrantes la posición favorable del Gobierno vasco a atender sus necesidades y respetar sus derechos.

Por otra parte, el Gobierno desarrollará en agosto una campaña en contra de las agresiones contra los trabajadores del Servicio Vasco de Empleo/Lanbide. Las agresiones verbales y físicas contra estos trabajadores son un problema creciente en la medida de que cada vez más personas sufren dramas económicos y sociales, y sienten que la respuesta de las instituciones es insuficiente.

Hace un mes y medio la plantilla de la oficina de Lanbide en el barrio bilbaino de Rekalde se negó a continuar trabajando después de tener que salir huyendo a raíz del intento de una persona de incendiar las instalaciones con gasolina. En otras ocasiones algunos trabajadores resultaron heridos o sufrieron grandes sustos como, por ejemplo, cuando una persona exhibió una pistola simulada o hubo ataques contra bienes materiales. En este caso los soportes serán físicos con la colocación de carteles en paredes y mesas de las propias oficinas de Lanbide.