Policías «encajonados», en el 'Mercedes'

Diferencia. A la izquierda, los dos policías sentados en un 'Focus'. A la derecha, en un 'Mercedes'. /E. C.
Diferencia. A la izquierda, los dos policías sentados en un 'Focus'. A la derecha, en un 'Mercedes'. / E. C.

Dos agentes municipales de Bilbao, de 1,91 y 1,85 metros, muestran las estrecheces que pasan en los coches patrulla nuevos. «Vamos con las rodillas pegadas al salpicadero»

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

«Pasado del 1,80 metros de altura no vas cómodo», aseguran dos agentes de la Policía Municipal de Bilbao, que miden 1,91 y 1,85 metros de estatura. Estos dos funcionarios han hecho la prueba para ELCORREO de sentarse primero en uno de los nuevos 'Mercedes' con los que patrullan actualmente las calles, provistos de mampara para los detenidos, y, después, en un 'Ford Focus', el modelo anterior. La diferencia es visible. Mientras que en el primero, el uniformado lleva «las rodillas pegadas a un centímetro del salpicadero», en el vehículo antiguo pueden hasta estirar ligeramente las piernas.

La falta de espacio en los vehículos que la plantilla estrenó el pasado mes de mayo les obliga a «poner el respaldo totalmente vertical para poder echar el asiento lo más posible atrás», por lo que «la postura es muy forzada cuando se pasan muchas horas en el coche». Si a eso se le añade que con el uniforme deben llevar un cinturón o correaje en el que cuelgan la pistola, los grilletes, la emisora, la defensa y demás utensilios policiales, sentarse en el coche se convierte en un «auténtico suplicio». «Hay gente que lo tiene claro, cogen directamente los 'Focus' antiguos», advierten los funcionarios. Una parte de los 32 vehículos –más tres de regalo– se dejaron sin instalar el kit de detenidos, por lo que en cada comisaría suele haber al menos uno de estos modelos en los que por fortuna caben los agentes más altos.

En un turno normal suelen dedicar parte del tiempo a patrullar a pie, pero cuando les toca de noche, «especialmente de lunes a miércoles en que Bilbao suele estar tranquilo, te lo pasas en el coche y no hay quien lo aguante, vas encajonado». Las guardias son generalmente de ocho horas, pero el fin de semana se incrementan a doce. «Si encima te toca conducir, la cosa se complica».

El Ayuntamiento bilbaíno realizó un estudio, según el cual sólo el 7% de la plantilla mide más de 1,85 metros, según el Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE), el más beligerante en este asunto. En la última oposición a la guardia urbana bilbaína no se fijó estatura para entrar. La OPEexigía un mínimo de 1,65 metros en hombres y 1,60 metros en mujeres. Por arriba, no hay límites.

«Riesgo para la seguridad»

La Inspección de Trabajo, tras una denuncia del SVPE, acaba de enviar un requerimiento al Consistorio en el que le conmina a «realizar modificaciones técnicas y organizativas» para que los nuevos vehículos no supongan «un riesgo para la seguridad y salud» de los agentes. Estos cambios deberán ejecutarse en el «plazo de tres meses», aunque el Ayuntamiento puede presentar alegaciones.

«Tenemos que colocar el asiento vertical y la postura es muy forzada si pasas horas en el coche»

Los policías ven difícil la solución y se resignan a «apechugar». En su opinión, el conflicto se produjo porque «los 'Mercedes' fueron los únicos vehículos que se presentaron sin mampara de detenidos al pliego de condiciones». Esto no incumple la normativa –los vehículos debían estar dotados de este panel a la entrega–, pero sí impidió aparentemente que se pudieran detectar a tiempo los problemas de dimensionamiento del habitáculo.

El PP ha pedido al alcalde, Juan Mari Aburto, que «devuelva los 'Mercedes'» al entender que el concurso estuvo «contaminado» y presenta «irregularidades». Según el concejal Óscar Fernández Monroy, «en Bilbao queremos policías bien dotados, no sólo en formación, sino también en medios materiales». Algunos bromean ya con que los 'Mercedes' se asignen según la estatura de los agentes.

 

Fotos

Vídeos