El Correo
Rutas de montaña: La Muela (936 m.)

Rutas de montaña: La Muela (936 m.)

  • La Muela, La Paúly Peñalengua sontres puntas rocosasque se elevan entre las peñas de Cellorrigoy Miranda de Ebro

Los montes Obarenes terminan su andadura en las peñas de Cellorrigo. Al otro lado está La Rioja. Entre los riscos y el valle del Ebro, el terreno es salvaje, cubierto de encinas y monte bajo. Sobre esta maraña descuellan La Muela o Pico Zarata y La Paúl. Son dos montañas solitarias, destacadas pero poco visitadas, accesibles por Cellorrigo. Es una villa antigua que en la Crónica de Albelda aparece como ‘Castrum Celloricum’, ‘el castro de los celtas’. Fue cabeza de Alfoz en el siglo XIII y, tras pasar a Burgos, volvió a ser riojana en el siglo XIX.

Aparcamiento junto a la ermita arruinada de Nª Sª del Barrio. Románica del siglo X, sobre restos mozárabes y visigóticos. Vamos por la carretera, para entrar en el monte (0h.04’) por el camino carretil de Los Llanos. Terreno de enebros, bojes, coscojas, aulagas y hierbas aromáticas que nos acompañarán hasta la cima. Pronto, un hito (0h.07’) nos dirige por una pista de tierra (dch.) que sube entre sembrados. Es una vaguada abrigada del viento y salpicada de carrascas, que termina en un depósito de agua (0h.20’). Está fuera de servicio. Recogía el agua hasta entrada la primavera.

Un sendero pisado por la cabras sube entre la carrasca hasta un collado (0h.25’). Tramo de pendiente exigente con calor. A la derecha queda una cota menor cerrada de vegetación. Monte de jabalíes. Inaccesible. En los mapas antiguos la zona figura como Mata Asnos.

La senda nos encamina hacia el roquedo calizo que se asoma en lo más alto. Otro repecho y pisamos la cima de La Muela o Pico Zarata, nombre más antiguo (0h.35’). Buzón. Es un balcón venteado, que se asoma a Miranda de Ebro y a La Rioja, con Cellorrigo y Fonzaleche en primer plano.

De nuevo en marcha para proseguir por el sendero. Sube y baja entre el boj pegado a la ladera hasta llegar a las marcas de pintura roja (0h.50’) de la Peña La Paúl. Es un afloramiento rocoso afilado que destaca del monte bajo. Resbaladizo con lluvia y coronado por una cruz. En el punto más alto, estrecho e incómodo, hay un buzón del Mirandés. Bajo el peñasco hay un abrigo. Excelente panorama de la llanura del Ebro.

Vuelta a la ermita de los Barrios por la ruta de subida. En el collado se puede hacer un intento a la cima secundaria. No merece la pena. Carretera (1h.25’). Los grandes riscos calcáreos de Cellorrigo destacan en el cielo. Allá vamos. Subimos hacia la Fuente Vieja. Barbecho arriba hasta el camino viejo y la fuente oculta entre la vegetación (1h.37’). Sin agua, conserva el abovedado del siglo XVIII.

El camino hacia los altos está protegido por una barrera de rosales y endrinos impenetrable. Para evitar los pinchos caminamos por prado hacia la derecha, en busca de terreno más abierto. Los rastros del ganado indican la subida al collado (1h.55’). Terreno despejado. Las peñas están a la izquierda. Un sendero se ciñe a la loma y faldea por la vertiente sur de los riscos hasta llegar a la base de Peñalengua, el más alto (2h.20’).

La pared es vertical. Una trepada con buenos agarres por una chimenea (PD) nos deja en la cima (2h.25’). No es apta para personas con vértigo. Era la atalaya del castillo que fue Cellorrigo en la Reconquista (siglo IX). Aquí, burgaleses y alaveses detuvieron el avance de los moros en los años 882 y 883. Conserva aún el aljibe. Buzón. Vistas excelentes de la sierra de La Demanda. Es conocida como ‘El púlpito de La Rioja’.

Destrepamos con cuidado, sin tirar piedras. Volvemo sobre nuestros pasos por la ruta de venida hasta localizar un senderito que baja por las pedreras (Sur). Camino carretil y entrada en Cellorrigo (3h.00’). Fuente. El coche está 400 metros más abajo (3h.05’).