El Correo
Rutas de montaña: Txaradigorri (994 m.)

Rutas de montaña: Txaradigorri (994 m.)

  • La ascensión al Txaradigorri desde Etxarri-Aranaz permite recorrer todo un catálogo de hitos funerarios prehistóricos

El Txaradigorri es la cota más prominente del cordal que se alarga entre los puertos de Lizarrusti y Etxegarate. Es conocida como sierra de Ataun-Burunda y se encuadra en el más amplio sector de los Montes de Altzania. Geográficamente, su importancia va mucho más allá de ejercer de muga natural entre Navarra y Gipuzkoa, ya que también forma parte de la divisoria de aguas cantábrico-mediterránea.

La paradoja del Txaradigorri es que su cumbre no forma parte de la muga. Se encuentra desplazada unos metros hacia la vertiente navarra, una condición corregida en la última revisión del Catálogo de Cimas de Euskal Herria, donde se ha caído del listado guipuzcoano y figura ya como cima exclusivamente navarra. La cima que toca la muga es una cota subsidiaria conocida como Txaradigorri Occidental (963 m.).

El acceso más directo y habitual a esta cumbre es el puerto de Lizarrusti. Sin embargo, existe otra posibilidad, más larga pero también más interesante: la localidad navarra de Etxarri Aranaz. Esta opción no sólo permite recorrer un precioso paisaje de robles majestuosos y frondosos hayedos, sino que nos lleva a descubrir el completo catálogo de dólmenes que pueblan esta vertiente de la sierra, compilados en el sendero balizado PR-NA 133 (Ruta de los Dólmenes).

La caminata empieza en el aparcamiento que hay a la entrada del cámping de Etxarri-Aranaz. Al otro lado de la carretera, el primero de los carteles del PR ofrece los datos técnicos de la ruta y un plano de la misma. Desde allí seguimos la pista que bordea el cámping y lo deja atrás. El vial llanea entre robles de imponente porte, deja atrás el desvío a la PR-NA 133.1, un atajo de la ruta principal, vadea la regata Iraigorri y llega a la ermita de San Adrián (0h.35’), donde por fin comienza a ganar altura. Poco más arriba atravesamos una zona poblada de mesas que cada 16 de junio acoge su populosa romería.

El camino se empina (N) y los robles dan paso a las hayas, inseparables compañeras a partir de ahora, al igual que las marcas amarillas y blancas del sendero. Más arriba, un poste de señales (0h.55’) nos avisa del primer dolmen –Beitzeta–, a unos metros de la pista. De vuelta al camino principal, seguimos ganando altura para alcanzar dos nuevos dólmenes en un tramo más suave: Iruiturrieta y Jentiltzulo. Ascendiendo por el cordal, más arriba descubrimos el cuarto monumento prehistórico: Bentatxar, pegado a la modesta cota de Bentatxagane (1h.20’). Bajamos a un collado y ascendemos ya hasta la divisoria principal, donde encontramos la cima del Irumugeta (1h.40’) y su famoso mugarri de 1777 con las tres caras grabadas señalando cada uno de los municipios que limita:Ataun, Burunda y Etxarri-Aranaz.

Continuamos por la cresta (dch.) pasando por la cima (con dolmen) de Zelatamuño y el dolmen de Mintegitxuta. No tardamos en iniciar la ascensión al Txaradigorri, ni tampoco en separarnos de las GR’s 12 (Senda de Euskalherria) y 121 (Gipuzkoako Bira), con las que hemos compartido este tramo desde el Irumugeta. Un dolmen –el mejor conservado de la ruta– coronado por un hito de piedras preside la cumbre (2h.10’), de la que ha desaparecido su viejo buzón.

Iniciamos ya el descenso, que nos lleva primero al refugio de Auntzetxe (2h.30’), donde encontramos la única fuente de todo el recorrido. El atajo de enfrente lleva al collado Olano, donde confluyen el PR y su variante. Ascendemos desde aquí un fuerte repecho que lleva al Fagamendi y su dolmen (2h’.50’), desde el que bajamos hacia la izquierda por el cordal (E) hasta la cumbre (inapreciable) y el dolmen de Maitzegur, el último de la ruta. Retornamos ya al cámping siguiendo las balizas por pistas forestales, aunque casi al final volvemos a caminar entre robles antes de salir a la carretera y alcanzar por el bidegorri el aparcamiento (4h.00’).

Temas