Rutas de montaña: Mediajo Frío (1.328 m.)

Rutas de montaña: Mediajo Frío (1.328 m.)

Mediajo Frío y Coterode los Vallados tienenun buen accesopor la vertiente del embalse del Ebro

IÑIGO MUÑOYERRO

El Mediajo Frío es el techo de la Sierra del Escudo, en Cantabria, una línea de cimas que separa las tierras de los valles del Besaya y del Pas de Campoo de Yuso. Son montañas antiguas, erosionadas, que estuvieron cubiertas de robledales y hayedos. Siglos de pastoreo han despejado los altos hasta convertirlos en brañas donde pastan un gran número de caballos y vacas, entre ellas las tudancas autóctonas.

Por esta razón el nombre de la cima viene de la voz mediajo (o mediaju en habla montañesa), un cantabrismo con el significado de sitio donde sestea el ganado.

El Mediajo ocupa una posición destacada en la sierra. Domina la cubeta del embalse de Alsa-Torina enfrentado al Pico Jano, con un fuerte desnivel sobre los valles cántabros. Por las tierras del Ebro, en su vertiente sur, la subida más cómoda es la que comienza en el caserío de Lanchares, que se extiende a sus pies.

HOTOS

Mediajo Frío: 1.328 m. 30T X422066 Y4770085
Cotero de los Vallados: 1.255 m. 30T X421219 Y4771847
Cómo llegar: Espinosa de los Monteros. BU-526 Soncillo. N-232/N-623. CA-171 Corconte y desvío CA-726 a Lanchares.
Cartografía: MTN 83-II (La Costana) y 83-IV (San Miguel de Luena), 1:25.000, del IGN.
INFORMACIÓN MIDE
Horario:. 4h.50 (1h.40 a Cielma. 2h.30 Cotero de los Vallados)
Distancia: 17,7 km.
Desnivel positivo: 635 m.
Severidad del medio: 2
Dificultad orientación: 2
Dificultad del terreno: 2
Esfuerzo necesario: 2

Lanchares es una población ganadera sobre una vega que se inunda según el nivel que alcanzan las aguas del embalse del Ebro. El Mediajo es fácilmente localizable por las antenas que asoman en lo alto al final de una ladera desarbolada cubierta de brezo y argoma. Surca la cuesta una pista que comienza en la última casa del pueblo, por la que caminamos hasta un primer cruce. Por la derecha bordea un ansa del embalse; por la izquierda llanea.

La pista de grava llega a un cierre (0h.20). Hay un corral. Al otro lado crecen algunos de los espectaculares robles de la zona. Subimos por una ladera cubierta de argoma y brezo con huellas de haber sufrido incendios. Vemos una pintura de PR sobre una piedra. Va hacia arriba. Pasa junto a una fuente (0h.55) y alcanza un rellano (1h.10) donde pastan caballos campurrianos. Se ven las antenas.

Sube, gira hacia el Este y llega a un collado. A la derecha vemos removida una turbera. El ascenso termina junto a las antenas de la cima (1h.40). Asoman losas de roca arenisca sobre las que han plantado una caseta y una antena. También permanece la base de un buzón.

Altura abierta y venteada con unas vistas excepcionales. Destacan, especialmente en invierno, los montes de Campoo (O). En la misma dirección, más próxima, destaca la cima cónica del Cueto de los Vallados. Hacia allá vamos.

Cierre. Al otro lado la pista, ahora en mal estado, pierde altura hasta el collado de Lucía (2h.05). Allí enlaza con una pista cortafuego que ha destrozado la ladera. Perdemos unos metros, para luego seguir (dch.) la cuesta del Cotero de los Vallados. Subimos la ladera cubierta de brezo y argoma Por el cortafuegos hasta pisar la cima (2h.30), despejada y herbosa. Un hito señala el alto. Se enfrenta al Pico Ureño con el embalse de Alsa en medio. Buenas vistas.

Volvemos a la pista (2h.45) para subir unos metros hasta el cruce del Mediajo. Allí seguimos el GR-74 (dch.), que surca la vertiente NO de la montaña, cubierta de pinos de repoblación. Crecen los abedules en los desmontes y matojos de argoma, brezo y erizón cubren el terreno. La pista llanea con suavidad hasta el paraje llamado La Mina por la explotación minera que hubo en el lugar. Lo ocupa una turbera. Cruza un arroyo. Al otro lado, un hayedo cubre la ladera de Cotaladejira.

La pista sube (izq.) y cambia de vertiente. Se asoma al embalse del Ebro y cruza un arroyo. Un corto descenso y llega a un poste indicador en el lindero de un hayedo (3h.50).

Tenemos dos opciones. Cruzar a terreno despejado y perder altura entre tupidos argomales y traidoras turberas hasta enlazar con la pista de subida o seguir las indicaciones del poste que dice Lanchares para bajar por el camino del hayedo.

Por uno u otro (se juntan abajo) perdemos altura. El bosque es más fresco, pero se llena de moscas en verano. Más abajo, los robles, alguno inmenso, ocupan el lugar de las hayas. Ya por la pista retornamos a Lanchares (4h.50).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos