Rutas de montaña: Valdericanes (1.078 m.)

Rutas de montaña: Valdericanes (1.078 m.)

Ascensión desde Lándraves al Valdericanes y el Alto del Alguacil por el desfiladero de Las Palancas

IÑIGO MUÑOYERRO

Cielma y Turena (Tureña) son los techos de la sierra de Munilla, en el valle burgalés de Valdebezana. Dos alturas despejadas sobre los páramos de Bricia y el puerto de Carrales. Solitarias y aisladas con un cómodo acceso por la pista asfaltada entre Soncillo y Munilla, una aldea del valle de Manzanedo entre montañas. Se protege del viento bajo los desplomes calizos de Valdericanes, la tercera altura de la sierra y objetivo de la excursión. La cima presenta dos perfiles. Por el Norte es una ladera en cuesta que cae al abismo. Visto por Manzanedo aparece como un espolón colorado, criadero de buitres y grajos, cortado a pico.

Por esta vertiente tiene un entretenido acceso, que permite cruzar el desfiladero de las Palancas. Espectacular. Salimos del área recreativa de Landraves, un pueblo en la carretera entre Manzanedo y Soncillo. Poste del PR a orillas del arroyo de la Serna. Caminamos por un oscuro túnel de alisos, avellanos, robles y chopos hasta una dehesa. Un cuchillar calizo cierra el horizonte. A la derecha aparece el Alto del Alguacil, que subiremos al regreso.

Seguimos el GR-85 que baja al arroyo y entra en el primer desfiladero de Las Palancas (0h.20). Es fácil de vadear. En meses lluviosos o crecida repentina hay una alternativa. Una canal inclinada y pedregosa remonta (dch.) y enlaza con el sendero en el Alto del Alguacil.

La pista tallada en la roca lleva a una zona recreativa, bajo grandes nogales. Entramos en el segundo desfiladero de Las Palancas (0h.30). Una grieta de cuatro metros de ancho que parte la caliza con unos paredones de 100 metros de altura. El río se aprieta. Pasamos de piedra en piedra. En las paredes se aprecian los huecos de los troncos que facilitaban el paso

Al otro lado el camino sale a un bosque más seco (0h.40). Robles, alguna encina, fresnos y avellanos. La senda continúa el ascenso hasta un abrevadero y el humilladero en la entrada de Munilla (1h.05). Un pueblo pequeño con una iglesia románica (San Miguel) entre nogales. Fuente.

La pared de Valdericanes nos domina. Subimos por carretera asfaltada y pendiente. Remonta la solana y es exigente. Paso canadiense y portillo. Se abre el páramo desarbolado (1h.25). La carretera sigue recta hacia Soncillo. A la izquierda, el Cielma. Caminamos (dch.) prado arriba entre brezos, aliagas, cardos y gayubas. Vamos cerca del borde con Munilla a la vista. Una barrera rocosa y pisamos la cima (1h.50), herbosa y sin buzón. Un hito de piedras señala el punto más elevado.

La caída es vertiginosa. Nos asomamos para ver bajo nuestros pies el GR-85 que sube entre peñas. Viene de Munilla y lleva al Alto del Alguacil. Panorámica hacia todos los puntos cardinales. Montes de Campoo, Cielma, Canales de Dulla, la Torada, y Castro Valnera como punto destacado. El Alguacil queda abajo, coronado de encinas.

HITOS

Valdericanes: 1.078 m. UTM: 30T X 437001 Y4752188
Alto del Alguacil: 907 m. UTM: 30T X 437967 Y4752101
Cómo llegar: Villarcayo. CL-629, cruce de Incinillas. Luego BU-V-5741.
Cartografía: MTN Soncillo y Manzanedo (109 I/II), 1:25.000.
INFORMACIÓN MIDE
Horario: 4h.20 (1h.50 Valdericanes; 2h.25 Alguacil).
Distancia: 14,2 km.
Desnivel positivo: 515 m.
Severidad del medio: 2
Dificultad orientación: 3
Dificultad del terreno: 2
Esfuerzo necesario: 2

Bajamos por el filo de la peña. Un sendero difuso desciende entre carrascas, enebros, espinos y el molesto erizón. Sortea pedreras y desplomes. Apuramos hasta cruzar con una trocha de ganado. Luego descenso al collado (2h.25). Es una dehesa por donde pasa el GR. El Alguacil está al otro lado de una alambrada. Los senderos serpentean por el carrascal. Vamos cuesta arriba hasta encontrar un contrafuerte de caliza deleznable. Trepamos la peña y pisamos la cima (2h.35), estrecha y sin buzón, con una fuerte caída.

Vuelta al collado (2h.45), hay dos opciones. La más corta es bajar (dch.) por el GR hasta Las Palancas y volver a Landraves. Más entretenido es seguir de frente hacia Hoz de Arreba. El camino se encañona por un vallejo y pierde altura entre encinas, robles, avellanos y arces. Es frecuente sorprender corzos entre las parcelas de avena. Unos tramos empedrados después termina en Hoz de Arreba, pueblo de veraneo junto al Río Trifón (3h.15), con buenas casas rodeadas de nogales y mejor fuente. Letreros del GR que indican 3,4 km a Munilla y 16,3 km a Tudanca. Volvemos por la carretera, sin tráfico. Baja paralela al río (dch.) hasta la fuente de Landraves y el aparcamiento (4h.20).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos