El Correo

Una inmersión en los lagos de La Molina

El buceo en lagos es una de las actividades más demandadas fuera del esquí
El buceo en lagos es una de las actividades más demandadas fuera del esquí
  • La estación más antigua de España, que cuenta con 67 kilómetros esquiables y pistas para todos los niveles, ofrece alternativas muy interesantes para pasar una jornada en la montaña, como el buceo

A pesar de ser la estación decana de los deportes de invierno en España, sus pistas siguen suscitando cada día más interés y acogiendo a miles de usuarios que adoran su excelencia. El trabajo y el buen hacer de La Molina es una de las claves de este centro que se sitúa en la Cerdanya catalana y cuenta con un total de 67 kilómetros esquiables.

En sus instalaciones hay sitio para esquiadores de todos los niveles, pues dentro de las 61 pistas de las que dispone este centro gerundense podemos encontrarlas muy variadas. Pero no es únicamente un lugar en el que disfrutar de la nieve, pues entre sus múltiples actividades ofrecidas podemos encontrar desde parques de aventuras a zonas de fitness o combates con pistolas láser.

Formas muy diferentes de disfrutar en una estación nacida en 1943, que probablemente tengan su máxima expresión en la inmersión en aguas heladas que organiza La Molina. Se concibe, desde este complejo, como algo muy familiar –es posible realizarlo en pequeños grupos siempre que las condiciones lo permitan- y para lo que no es necesario tener un nivel de experiencia previo. Además, podrá llevarse a cabo tanto en épocas invernales como durante el verano.

La inmersión, que se ha convertido en todo un acontecimiento, se puede realizar en cuatro lagos situados entre 1.700 y 2.300 metros, con profundidades de unos 15 metros de altitud –los precios varían según el lago elegido y el número de inmersores-. Aquellos usuarios que tengan una mayor experiencia podrán acceder a mayores profundidades, donde se podrá permanecer durante periodos de tiempo de unos 40 minutos.

Todos los participantes deberán tener más de 10 años de edad y tendrán que superar una aclimatación previa. Una prueba de 6 horas que consistirá en lograr un equilibrio de la presión del cuerpo con la exterior.

Una manera excelente de disfrutar en la montaña con una actividad diferente al esquí y muy original. Desde La Molina se ofrecen también cursos especializados para bucear en los lagos. Un momento único que vivir en una de las estaciones más bellas del país.