Los mejores lugares del planeta para contemplar una puesta de sol

Puesta de sol en el desierto de Thar, en Rajastán./
Puesta de sol en el desierto de Thar, en Rajastán.

National Geographic selecciona los mejores atardeceres del mundo, una lista en la que no está ningún rincón español

ÁLVARO ROMEROmadrid

Cuando cae el sol, el cielo se tiñe de color, ofreciendo uno de los espectáculos más bellos del planeta. Pero no todos los ocasos son iguales. Para los amantes de la naturaleza en estado puro, National Geographic ha seleccionado los lugares más bonitos del planeta para despedirse del sol cada día.

Desierto de Thar, Rajastán. Desde las ciudades aledañas se organizan excursiones con camellos entre las dunas que ofrece el entorno. Presenciar el atardecer desde el corazón de Thar es todo un espectáculo. La tranquilidad y el silencio se hacen dueños de este mar de arena.

Monte Fuji, Japón. Es una de las imágenes más representativas del país nipón, con 3.776 metros es el pico más alto del país. Presenciar el sol escondiéndose detrás del volcán Fuji es considerado uno de los atardeceres más espectaculares del mundo por National Geographic.

Taj Mahal, La India. La belleza monumental se une a la natural es este precioso lugar, considerado una de las siete maravillas de mundo moderno. Situado en la ciudad de Agra, el rojo del atardecer embellece aún más sus muros de mármol blanco.

Lago Inle, Myanmar. La caída del sol en este lugar es un momento único, se refleja en las aguas del lago tiñéndolas de color. Inle representa la naturaleza más pura de Birmania, repleto de vegetación. Los pescadores con sus redes y sombreros cónicos suelen ser la imagen habitual del lugar, representados en puzles, láminas y fotografías.

Valle de los Boababs, Madagascar. Cerca de Morondava es un área protegida desde 2007. Los boababs son los protagonistas de este lugar, árboles majestuosos y de una singularidad única. Ejemplares que pueden tener miles de años de vida y alcanzar los 25 metros de altura, son conocidos también como árboles botella, por su peculiar forma. La luz del ocaso se intercala con sus troncos creando un conjunto espectacular.

Desierto de Atacama, Chile. Pese a su aridez cuenta con la peculiaridad de estar formado por inmensos salares, geiseres y termas. Cuando cae el sol se refleja en la costra de sal ofreciendo un atardecer espectacular, por eso ha sido elegido por National Geographic.

Parque Nacional de Masai Mara, Kenia. Es el orgullo del continente africano, reclamo turístico para los amantes de los animales. Ofrece una fauna única, un lugar privilegiado para disfrutar de un día de safari y contemplar los animales de la sabana. El sol cae en la llanura ensombreciendo la silueta de leones, guepardos o girafas.

Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Ciudad situada en el extremo meridional de África, desde sus numerosas playas se puede disfrutar de atardeceres espectaculares, el sol se refleja en el mar entre la tranquilidad que se respira en el entorno. Uno de los mejores ocasos para la revista.

Aiguille du Midi, Montblanc (Franacia). Un pico situado en el corazón de los Alpes, a 3.842 metros de altitud, el sol se refleja en la nieve en un destino perfecto para los amantes de la montaña. Se puede acceder en teleférico y desde allí, entre las nubes apreciar la cordillera desde la altura, entre picos rocosos y nieve.

Monument Valley, Estados Unidos. Situado en la frontera sur de Utah con Arizona, en el territorio del Gran Cañón. Es una depresión caracterizada por sus curiosas formaciones, paisajes caprichosos moldeados por la erosión. Un entorno rojizo que parece sombrearse cuando cae el sol, convirtiéndolo en un lugar único para disfrutar del atardecer.