«Fuimos en picado; si el ascensor llega a caer 50 centímetros más, habríamos fallecido»

Dos de los heridos tras caer al vacío un ascensor en Santutxu. /Eitb
Dos de los heridos tras caer al vacío un ascensor en Santutxu. / Eitb

Cuatro vecinos de Santutxu fueron atendidos por contusiones tras precipitarse el elevador al vacío desde tres pisos de altura

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

«Estamos bien, estamos vivos», contaba este lunes aliviada Vera tras haber sufrido un accidente en el ascensor de su portal. Cuatro vecinos del número 5 de la calle Julián Bolívar Elorduy de Santutxu cayeron al vacío tres pisos este domingo por la noche y tuvieron que ser trasladados a los hospitales de Cruces y Basurto para ser atendidos de diversas contusiones. La causa de la avería continúa inventigándose, aunque los técnicos que han arreglado el elevador aseguran que no se rompió ningún cable, según ha podido conocer Eitb.

Hacia las nueve de la noche de este domingo el ascensor se precipitó al vacío. «Empezó a perder fuerza a medida que iba llegando al tercer piso. Cayó en picado hasta el hueco que hay entre el 0 y el 1», ha relatado la joven que iba dentro del elevador. «Fueron unos 3 0 4 segundos de caída libre, no sé cuántos metros. Pasamos mucha angustia», ha recordado la mujer. «50 o 100 centímetros más y habríamos fallecido», ha contado aún con el susto en el cuerpo.

Vivieron momentos de «mucha angustia» por tener que pasar más de media hora encerrados, a la espera de ser rescatados. Se asustaron al ver que se quedaban «prácticamente sin oxígeno». «Tuve que subir a los reposabrazos del ascensor para conseguir cobertura. Me impulsaron hacia arriba, hasta tocar la cabeza con el techo, y pude llamar a los bomberos», explicaba Vera. A su rescate acudieron también varias ambulancias y la Policía Local.

Julen también tiene el susto encima. «El ascensor paró y cayó. Recuerdo que nos dimos un golpe tremendo», ha relatado a Eitb. «Si los frenos no hubieran actuado, hubiésemos reventado contra el suelo», ha detallado el joven.

Tras el incidente, ambos tienen una cosa clara, y es que no volverán a montar en un ascensor. «Jamás en mi vida», apunta decidida Vera. Julen tampoco se la vuelve a jugar de nuevo: «He vuelto a nacer hoy».