Las solicitudes de ayudas a la conciliación en Euskadi subieron un 12,7% el año pasado

Una familia juega con sus hijos en un parque de Vitoria./Igor Aizpuru
Una familia juega con sus hijos en un parque de Vitoria. / Igor Aizpuru

La consejería de Empleo y Políticas Sociales destina este año 35 millones de euros a apoyar a las familias con hijos

Itsaso Álvarez
ITSASO ÁLVAREZ

En el país de las cenas a las diez de la noche, el 'prime time' hasta la madrugada y las tiendas que echan el cierre cuando los niños llevan una o dos horas soñando con que sus padres lleguen un día a tiempo para ayudarles con los deberes, no es de extrañar que cada vez más progenitores recurran a las excedencias y las jornadas reducidas para poder conciliar vida laboral y familiar. Con todo ello, criar un hijo sale muy caro, tanto en tiempo como en dinero, y las distintas administraciones llevan años ensayando distintas fórmulas para aliviar de algún modo esa carga. El año pasado en Euskadi se incrementaron un 12,70% más las solicitudes de ayudas para la conciliación de la vida laboral y familiar, según ha dado a conocer este martes la consejera de Empleo y Políticas Sociales Beatriz Artolazabal.

Si hace ocho meses la política de apoyo a las familias del Gobierno vasco daba un paso más con la mejora de las ayudas económicas por hijos con la modificación del decreto de ayudas económicas de apoyo a las familias con hijos a cargo, enmarcado en el IV Plan de Apoyo a las Familias, tocaba repartir la tarta económica. Hasta ahora estaba establecido que las familias cobraran dos veces una ayuda por su segundo hijo. En el momento del nacimiento y cuando este cumplía un año. La novedad era que ahora también iban a recibir una cuantía directa de entre 400 y 900 euros, según los ingresos, cuando el niño cumpliera dos. Se va a aplicar, según se anunció en su día, a todas aquellas familias cuyos segundos hijos nacieron en el año 2016 y posteriores.

Pues bien, el Consejo de Gobierno ha aprobado este martes destinar este año 35 millones de euros a esta y otras medidas de conciliación de la vida laboral y familiar. De ellos, una importante cantidad irá a parar asimismo a las personas trabajadoras que se encuentran en situación de excedencia o reducción de jornada de trabajo para el cuidado de hijos o de familiares en situación de dependencia o extrema gravedad sanitaria, una situación por la que se perciben entre entre 1.692 y 3.255 euros anuales. La tercera línea de ayudas está enfocada en apoyar la contratación de cuidadores de niños menores de 3 años (el Gobierno vasco asume entre el 69 y el 93% de la cuota de la Seguridad Social).

El fin que persigue la consejería de Empleo y Políticas Sociales con estas medidas es «la progresiva eliminación o reducción de los obstáculos que dificultan que las personas puedan iniciar su proyecto familiar y tener el número de hijos e hijas deseado», en palabras de Artolazabal.