La «paralización» en la reforma de una calle de Deusto desespera a los vecinos

Los residentes lamentan que el estado de la calle General Eraso sea 'aún peor' que antes./Fernando Gómez
Los residentes lamentan que el estado de la calle General Eraso sea 'aún peor' que antes. / Fernando Gómez

El Ayuntamiento alega que la mejora de la red de saneamiento y el cambio urbanístico de General Eraso son intervenciones con trámites diferentes

XABIER GARMENDIA

Los vecinos de General Eraso, en el barrio bilbaíno de Deusto, simplemente no lo entienden. Los obreros llegaron, levantaron las aceras y la calzada entre Blas de Otero y Morgan, mejoraron las redes de agua y saneamiento, y lo volvieron a dejar como estaba. Hasta ahí bien, pero... ¿y la ampliación de las aceras? ¿Y la renovación del alumbrado público? ¿Y la del mobiliario urbano? De la noche a la mañana, las tareas prometidas quedaron «paralizadas» y hoy la calle continúa languideciendo tras décadas sin grandes intervenciones urbanísticas.

La reforma integral de esta calle de Deusto ha sido una cuestión discutida con bastante frecuencia en las reuniones del Consejo de Distrito durante los últimos años. Frente a la renovación de zonas aledañas, las asociaciones vecinales han denunciado reiteradamente la «situación de abandono» de esta vía. Pese a su cercanía respecto a equipamientos clave como la clínica de IMQ y el puente Frank Gehry -único acceso por ahora a la isla de Zorrozaurre-, apenas ha cambiado su fisionomía en todo este tiempo.

El Auzokide Plana -como el Consistorio bilbaíno bautiza a los proyectos de mejora para los barrios- incluye desde 2016 la reforma de esta calle, así como de las paralelas Rafaela Ybarra y Julio Urquijo, y la perpendicular Blas de Otero. Pero la propuesta técnica para acometer las tareas no llegó al Consejo de Distrito hasta el pasado 6 de febrero, cuando las obras para la mejora de la red de saneamiento ya habían comenzado. El área de Obras y Servicios alega que sendas intervenciones son independientes, con sus respectivas tramitaciones, adjudicaciones, presupuestos y plazos de ejecución. Tanto es así que en aquel momento ni siquiera estaba terminado el proyecto constructivo, por lo que resultaba imposible encadenar una y otra tarea aprovechando que la calle ya había sido levantada.

El área de Obras y Servicios prevé que las tareas comiencen en agosto y duren unos cinco meses

El Ayuntamiento está tramitando ahora la contratación para poder comenzar durante «la primera semana de agosto» un tajo que remodelará por completo el tramo: las aceras se repavimentarán y ensancharán para llegar más allá de los 3 metros con orejetas en las intersecciones, reasfaltarán toda la calzada, renovarán la red de alumbrado existente y repondrán el mobiliario urbano. En total, el Consistorio invertirá casi 595.000 euros en unos trabajos que durarán unos cinco meses, por lo que se prolongarán al menos hasta comienzos de 2020.

Mientras tanto, los residentes de esta zona de Deusto se desesperan al constatar que el aspecto del tramo, de unos 180 metros, es ahora «aún peor» que antes, ya que el remate de las tareas para actualizar la red de saneamiento «se hizo de aquella manera», máxime cuando el suelo se volvería a levantar apenas cinco meses después. «¿No habría sido más lógico esperar y hacer todo seguido?», plantea un vecino visiblemente molesto.