«Hemos pagado 7 euros por entrar y nos encontramos con la piscina cerrada»

«Hemos pagado 7 euros por entrar y nos encontramos con la piscina cerrada»

La jornada de paro entre el personal de los polideportivos se dejó notar este martes en el de Txurdinaga, donde cientos de personas acudieron a disfutar del buen tiempo

CRISTINA RAPOSO

«Hemos pagado ahora mismo 7 euros por entrar a las piscinas y una vez dentro nos dicen que están cerradas. La única solución que nos han dado es poner una reclamación». La protesta corresponde a un grupo de amigas que este martes se acercaron a disfrutar de una jornada de sol en el polideportivo de Txurdinaga. Se toparon con las piletas clausuradas a causa de la quinta jornada de paros de los trabajadores de las instalaciones deportivas municipales de toda Bizkaia. Muchas de las personas que se acercaron a las del barrio bilbaíno por la tarde desconocían que de 17:30 a 19:30 horas no iban a poder bañarse.

Con su hija y su nieto estaba Pepa Fonseca. «Apoyo totalmente que vayan a la huelga, pero aquí los que pagamos el pato somos los de siempre, lo usuarios. Hemos venido a pasar la tarde y nadie nos va a venir a devolver el importe de lo que hemos pagado», expresaba descontenta. También había quien empatizaba con la causa. «Es una vergüenza. Están desbordados. No entiendo cómo estos muchachos pueden estar trabajando así», lamentaba Mónica San Juan. Otras dos jóvenes, Leire Rivera y Lourdes Gómez, se asombraban de que en circunstancias normales y en días de máxima afluencia, como el de este martes hasta que se estropeó a media tarde, solo se contemple la presencia de tres socorristas. «No sé cuanta gente habrá ahora mismo, pero desde luego tres personas para controlar a todos los que estamos aquí no es suficiente», opinaban.

El paro vespertino solo fue secunadado por uno de los componentes del turno. Él coincidía con las chicas: «Tenemos una gran responsabilidad y no se ve reflejada ni en el salario ni en las condiciones laborales. Además, es una problemática que también perjudica a los usuarios ya que la falta de personal aumenta la peligrosidad», advertía evitando dar su nombre para no «tener problemas». Las instalaciones acuáticas exteriores de Txurdinaga pueden acoger a más de un millar de personas diariamente y cuentan con el servicio de dos profesionales por la mañana y tres por la tarde. «Llegado a un máximo de personas se cierra el acceso a las piscinas, pero mientras tanto somos tres los que nos debemos ocupar de controlar a más de 1.500 usuarios a la vez. Es imposible», revelaba.

Este miércoles nuevos paros

Tras más de dos años de negociacones, el conflicto laboral ha llegado a su punto álgido. Las jornadas de huelga, convocada por ELA, LAB y CCOO, se suceden. La de este martes era la quinta. Este miércoles y el día 26 se repetirán las interrupciones, también de 11.00 a 13.00 y de 17.30 a 19.30 horas. El próximo día 27, pararán la jornada completa.

«Es un sector que en 30 años de existencia de convenio nunca había dado un vuelco a sus condiciones que siempre han sido precarias. Ahora que hemos conseguido movilizarnos es el momento de dignificar todas las condiciones», apuntaba este martes a las puertas de Txurdinaga Iñigo Alonso, miembro de LAB.

La ficha

6
es el número de jornadas de paros -incluida la de este miércoles- que han tenido lugar en Bizkaia desde el pasado mayo. Quedan dos más, una de ellas de 24 horas.