La oposición observa avances en la accesibilidad de Bilbao pero cree que «se puede hacer más»

Ascensor de Zurbaranbarri. /
Ascensor de Zurbaranbarri.

ALUMNOS DEL MÁSTER EL CORREO-UPV/EHU

Pese a que todos los partidos con representación municipal coinciden que el equipo de gobierno ha acertado en trabajar en la accesibilidad de los ciudadanos de Bilbao, ayudándoles a sortear los problemas orográficos de la ciudad, no todos ellos comparten los criterios aplicados por el PNV y sus socios del PSE, al considerar que se prima el aspecto económico sobre las necesidades reales de los vecinos. También consideran que la actuación del consistorio ha sido «insuficiente».

El más duro es el Grupo de EH Bildu, que reclama una política más social y menos económica: «Nosotros somos muy críticos con el equipo de gobierno por sus actuaciones respecto a los elementos mecánicos. Se ha dado prioridad a los barrios que, aunque también necesitan esos ascensores, no son tan urgentes. Hablamos de Masustegui, Peñascal o Altamira, barrios altos con una población muy envejecida que encuentra problemas para salir de casa. Son zonas sin los servicios necesarios, que obligan a estas personas mayores a pagar un taxi para ir al supermercado o al ambulatorio, y eso es algo que no podemos tolerar», explica Bruno Zubizarreta, concejal de la formación abertzale.

Como político, Zubizarreta asegura verse en la obligación de representar a todos, «no solo a aquellos que resulta económicamente rentable ayudar. Ese argumento nos pone los pelos de punta, decir que hay barrios donde no es rentable construir este tipo de infraestructuras es adoptar una actitud mercantilista que no puede ser aceptada en una institución pública y que, en EH Bildu no compartimos», denuncia.

Por su parte, Samir Lahdou, líder de Goazen Bilbao, critica que los recursos no se reparten de manera equitativa entre los distintos barrios de Bilbao, y que no exista una preferencia para los barrios más necesitados de estos elementos: «No es de justicia. El presupuesto tiene que repartirse equitativamente entre los barrios. Y priorizando por necesidades. Cualquiera que pase por Bilbao puede ver que el centro tiene mejoras por hacer, como todos los barrios. Pero está a años luz de lo que puede ser Arabella, Zurbaranbarri o Peñascal. Son zonas necesitadas de estos recursos de accesibilidad y no los reciben»

Más condescendientes se mostraron Udalberri y el Partido Popular. Carmen Muñoz, representante del grupo vinculado a EQUO, aseguró que «no puede valorar negativamente» la actuación del gobierno, «pero si de insuficiente». Para la concejal aún existe mucho camino por recorrer y se debería hacer «con una mayor dotación económica», un dinero que debería de obtenerse priorizando «en vez de darle tanta importancia a los eventos en las partidas, darle más dinero a la accesibilidad, un tema importante en Bilbao»

Por parte del Grupo Popular, se entiende que «hemos avanzado mucho en cuanto a accesibilidad, pero aún queda por avanzar en el futuro», asegura Carmen Carrón. La edil señala los barrios altos, como Peñascal y Altamira, que «tienen una accesibilidad muy complicada y necesitan soluciones», o de reciente desarrollo como Miribilla, que «se encuentra en una colina y, por ejemplo, no tiene sentido subir tantas escaleras para ir al ambulatorio».