Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Una operación de amor

Javier y Maika, en el hospital de Cruces, donde se realizaron las intervenciones./J. A.
Javier y Maika, en el hospital de Cruces, donde se realizaron las intervenciones. / J. A.

Un periodista riojano dona un riñón a su esposa en un trasplante intervivos realizado en el hospital de Cruces

M. MAYAYO

Su amigo Isi dio en el clavo: «Una operación de amor». No hay mejor definición de lo acontecido ni otro título posible para encabezar esta historia. ¿Donaría usted uno de sus dos riñones sanos a su pareja enferma? Muchos se lo pensarían dos veces. Seguramente no lo dudarían en el caso de un hijo, pero no es fácil la decisión y sí comprensible el titubeo. El periodista riojano Javier Alonso García nunca vaciló. Lo tuvo claro desde hace dos años y medio cuando el médico expuso la posibilidad de los trasplantes renales entre vivos. El riñón de su esposa Maika Soto –su amor desde hace 30 años– se agotaba y quedaban pocas opciones: tal vez un trasplante renal procedente de un cadáver, como el que en su día salvó a su madre. Porque Maika (49 años) sufre esta dolencia desde hace 11 años y es heredada.