La ONCE dedica un cupón especial al Mercado de la Ribera

El alcalde muestra el boleto con Miguel Morado y Juan Carlos Andueza, de la ONCE. /J.A.
El alcalde muestra el boleto con Miguel Morado y Juan Carlos Andueza, de la ONCE. / J.A.

El boleto será el de este próximo sábado y tendrá una tirada de cinco millones y medio de ejemplares

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Cinco millones y medio de ejemplares del cupón de la ONCE para el sorteo de este sábado llevan como ilustración una imagen panorámica del bilbaíno Mercado de la Ribera, con el puente y la iglesia de San Antón al fondo. Es una magnífica promoción de uno de los atractivos de la ciudad que el Ayuntamiento ha agradecido hoy durante la presentación del boleto, lanzado con ocasión del 90 aniversario de un edificio que estuvo a punto de desaparecer hace una década pero que ahora se mantiene como un mercado de abastos de referencia y un atractivo turístico que recibe un número de visitantes análogo al del museo Guggenheim.

El cupón ha sido presentado en el Salón Árabe del Ayuntamiento por el alcalde, Juan Mari Aburto, el delegado territorial de ONCE Euskadi, Juan Carlos Andueza, y el jefe de Juego de la ONCE en Euskadi y Cantabria, Miguel Morado. Aburto ha destacado que «no es la primera vez que la ONCE dedica su cupón a Bilbao». En los últimos años «los principales símbolos de la ciudad han protagonizado la imagen» de este boleto, «desde el Athletic y el mercado de Santo Tomás, hasta el Palacio Euskalduna, el Museo Guggenheim, la estación de Abando, el propio edificio del Ayuntamiento o la figura de don Miguel de Unamuno, con motivo del 150 aniversario de su nacimiento».

El Mercado de la Ribera se inauguró el día 22 de agosto de 1929. Hicieron los honores el entonces alcalde, Federico Moyúa, y el presidente del Consejo de Ministros, es decir, el dictador Miguel Primo de Rivera, que se presentó al acto tocado con txapela. El arquitecto Pedro Ispizua proyectó el edificio con un diseño bastante avanzado para la época pero realizado con materiales de poca calidad. Este defecto de nacimiento obligó hace una década a reconstruir y consolidar el edificio, cuya demolición total llegó a ser considerada.

«Aquella obra de reconstrucción fue un acierto y ha tenido un buen resultado», señala Yolanda Díez, concejala de Salud y Consumo, área de la que dependen los mercados públicos de la villa. «No solo se recuperó el edificio, sino que además se hizo una apuesta fuerte por revitalizarlo, pero manteniendo su esencia como mercado de productos frescos, de calidad y de la tierra». La zona de gastrobares, «a la que al principio le costó arrancar, ahora marcha muy bien y atrae a un público visitante que se mezcla con el público comprador». El de la Ribera se ajusta al modelo mixo de mercado que está en boga en muchas ciudades, «como el de Lisboa, que acabo de visitar», señala Díez. Una combinación de su función de mercado de abastos y de espacio social». En todo caso, la primera de estas dos funciones «es la fundamental. El futuro de este mercado es seguir siendo eso, un mercado», insiste Díez, para quien «el reconocimiento de la ONCE es una gran promoción, lleva nuestra imagen a toda España».

.

.

Temas

Once, Bilbao