El nuevo albergue de la Cruz Roja en Bilbao ya ofrece 88 plazas para migrantes

Camerunés en las calles de Bilbao./Luis Calabor
Camerunés en las calles de Bilbao. / Luis Calabor

El centro levantó la persiana la noche del martes al miércoles. Las personas en tránsito pueden quedarse hasta 72 horas

XABIER GARMENDIA

Dicho y hecho. Apenas unas horas después de que se celebrara una mesa de crisis en Lakua para abordar la cuestión, el nuevo albergue de Bilbao para migrantes en tránsito ya ha levantado la persiana con el fin de ahuyentar la saturación de las últimas semanas. Con capacidad para 88 personas -40 más que el anterior-, el nuevo centro, atendido por Cruz Roja, alojó la noche del martes al miércoles a varias decenas de usuarios sin completar sus plazas. Entre los primeros en utilizarlo estaban algunas de las 50 personas que acababan de llegar en autobús procedentes de Almería, camino de Francia.

El nuevo albergue responde así a una de las medidas contempladas en un plan interinstitucional urgente para atender un importante flujo de migrantes que Bilbao no había registrado con anterioridad. El resto de Euskadi tampoco es ajeno a esta situación al encontrarse en un punto estratégico en la ruta hacia el norte de Europa. Tanto es así que se está preparando un equipamiento similar en Gipuzkoa y se buscan emplazamientos apropiados en Álava por si hiciera falta tomar la misma decisión.

Bilbao, en todo caso, ya contaba con un centro destinado a migrantes en tránsito desde hace unos días. Sin embargo, sus 44 plazas demostraron ser insuficientes y llegó a la saturación de forma casi inmediata. Ese fue el principal motivo por el que se decidió habilitar un nuevo albergue de forma inminente en otra localización. El presupuesto para el plan, cuyos flecos se terminaron de cerrar solo unas horas antes de su apertura, asciende a un total de 150.000 euros, de los que el Gobierno vasco aporta 100.000; la Diputación de Bizkaia, 30.000; y el Ayuntamiento de Bilbao, 20.000.

Al igual que en el anterior centro, para poder acceder al servicio, todos los usuarios deben cumplir una serie de requisitos que pasan básicamente por el hecho de ser migrante en tránsito. Es decir, se trata de un equipamiento específicamente destinado a aquellos que hacen escala en la capital vizcaína y no a los que desean permanecer en ella de forma indefinida. De hecho, ese carácter temporal hace que los migrantes solo puedan hacer uso del albergue durante 72 horas antes de continuar su ruta. Allí disponen de cama, comida caliente y enchufes para poder cargar sus teléfonos móviles y comunicarse así con sus familiares.

La ubicación del nuevo albergue no se ha hecho pública, sobre todo, para preservar la identidad de quienes lo utilizan. Lo que sí se sabe por boca de algunas organizaciones colaboradoras es que se encuentra alejado del centro de la ciudad. Sobre algunas quejas expresadas, fuentes de Cruz Roja consultadas por este periódico alegan que la localización es fruto del acuerdo de la mesa interinstitucional y que responde a una medida de urgencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos