Voluntarios urgen a que se atienda a los animales callejeros en Basauri los fines de semana

Las colonias de gatos callejeros preocupan a los voluntarios que se ocupan de ellos en Basauri. / I. O.
Las colonias de gatos callejeros preocupan a los voluntarios que se ocupan de ellos en Basauri. / I. O.

Una vecina de San Miguel ha pagado 166 euros a un veterinario para que salvase la vida de una gata herida en la calle

LEIRE PÉREZ BASAURI.

Ha pasado poco más de un mes desde que un grupo de voluntarios de las colonias de gatos de Basauri fuese al pleno del Ayuntamiento para mostrar su malestar por «varios» casos de animales muertos en las calles. La empresa que se hace cargo de este contrata no trabaja el fin de semana, así que los felinos quedan a su suerte.

Los cuidadores apremian a los responsables municipales para que se actúe cuanto antes. «Nos dijeron que se estaba estudiando un protocolo de urgencia, pero no han hecho nada todavía», lamentan. La prestación de esta atención es «prioritaria» porque sigue «habiendo casos de animales que requieren asistencia», recuerdan. El último se conoció hace nueve días, entonces Alexia Rodríguez, una vecina de San Miguel salvó la vida a una gata que se arrastraba por la curva del Matadero. Pensó que había sufrido un atropello y llamó a la Policía Local. Su sorpresa fue mayúscula cuando le dijeron que «el fin de semana no trabaja la empresa de recogida», relata a para EL CORREO.

Amante de los animales y con una mascota en su casa, no lo pensó dos veces, agarró al minino, que resultó ser hembra, y la introdujo en su vehículo. Dejó aparcados sus planes y regreso a casa. «Cogí un transportín que tenía y la llevé a una clínica que está abierta 24 horas en Erandio», detalla.

Al llegar allí atendieron a la gatita de un «envenenamiento y de un perdigón». Estuvo ingresada durante una noche y al día siguiente le dieron el alta y la factura: 166 euros a cargo de la cartera de la basauritarra. Mejoró así que se la llevó a casa. Sin embargo, a los pocos días empeoró y la mujer acudió a la protectora ASAAM, que se ha quedado con el animal. Le intervendrá de una hernia.

Tomar cartas en el asunto

«Yo no puedo hacerme cargo de más gastos. Fue una decisión personal. Me salió del alma recogerla y pagar al veterinario», apunta. Quiere que se conozca el caso para que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto «porque todo el mundo no puede hacer lo mismo y debe de ser la empresa que tiene el servicio la que actúe el fin de semana». «Si el Ayuntamiento gasta en este contrato 64.000 euros ya es cuantía suficiente para que se atienda a los animales toda la semana», apunta.

Portavoces municipales aseguran que «no es cierto que desde el pleno de diciembre no se haya hecho nada». «Desde entonces se han recogido y atendido a varios gatos callejeros, como ya dijimos que íbamos a hacer». Muestran además su desconocimiento de este suceso. «De este caso concreto no hemos tenido conocimiento en el área hasta ahora», aseguran. La atención durante el fin de semana completará un contrato, el de recogida de animales, que ha incrementado en 2018 casi un 30% su importe, hasta los 64.000 euros.