El reloj de los Josefinos de Orduña se queda sin agujas

La esfera del reloj está sin agujas desde el pasado lunes. / A. A.
La esfera del reloj está sin agujas desde el pasado lunes. / A. A.

El dispositivo se averió hace casi un año y ahora el Ayuntamiento y el Obispado han acordado cambiar el mecanismo y rehabilitar la manecillas

ASIER ANDUEZA ORDUÑA.

Si hay un edificio signo de la identidad de Orduña es la iglesia de Santa María, más conocida como la de los Josefinos. Situado en plena Foru Plaza, el templo, levantado en su mayor parte, en el siglo XIV, ha sido hasta hace casi un año el referente horario de vecinos y visitantes. En una de sus torres, el reloj ha anunciado la hora durante siglos, impertérrito a ese tiempo que él mismo mide. Pero los años hacen mella en todos y todo, y el dispositivo no ha podido escapar las consecuencias de la edad.

A mediados de 2018, su vetusto mecanismo dejó de funcionar y sobre sus agujas inmóviles, el óxido se hizo más evidente. El obispado de Vitoria decidió actuar, y al igual que ocurrió con la retirada de los nidos de cigüeña, solicitó la ayuda del Ayuntamiento de la localidad. Fruto de esa colaboración entre ambas instituciones, el lunes se procedió a retirar las manecillas.

«Las hemos enviado a un artesano relojeros para ver si es posible restaurarlas o si hay que sustituirlas por unas nuevas», confirman desde el Consistorio. En cuanto al mecanismo, su antigüedad hace imposible un arreglo así que será necesario «sustituir la instalación por una eléctrica», anuncian las mismas fuentes. En el Ayuntamiento aún no saben a cuánto va a ascender el coste de la intervención entre otras cosas porque «aún se desconoce si las manillas se pueden o no rehabilitar o si habrá que adquirir unas nuevas. Por la misma razón se desconoce cuánto tiempo estará en el dique seco.

Entre los vecinos, la ausencia de ambos bastones ha generado inquietudes, bromas alguna que otra petición. «Estaría bien que cuando esté arreglado vuelva a tocar cada hora, como hacia antes», solicita una orduñesa. Los más cómicos se preguntaban estos días si «la ausencia de las agujas no habrá sido una venganza de las cigüeñas» por la retirada de sus nidos de los tejados del templo.

Intacto

Santa María no se ha modificado, lo mismo que el dispositivo que tampoco se ha tocado desde que se colocó en la fachada. El templo fue levantado en su mayor parte en el siglo XIV, si bien las últimas bóvedas se erigieron en los siglos XV y XVI.

La Iglesia es uno de los edificios más singulares de Bizkaia, un gran templo parroquial de planta cuadrada, con tres naves de cuatro tramos, más tres capillas. A su lado se levanta el colegio de los Josefinos, que cumple 325 años en este año, lo que le convierte en uno de mayor historia de Euskadi. Por sus aulas han pasado personajes de la talla de Sabino Arana, el Lehendakari Aguirre, Manuel de Irujo, Ignacio Ellacuría o la directora de orquesta Inma Shara, entre otros.