Redes sociales que conducen a París

Una de las piezas del proyecto RRSS de Ana Riaño, que ha ganado la beca Juan y Pablo de Otaola. /A. RIAÑO
Una de las piezas del proyecto RRSS de Ana Riaño, que ha ganado la beca Juan y Pablo de Otaola. / A. RIAÑO

Ana Riaño gana la beca Otaola en Basauri y desarrollará en la capital francesa su proyecto inspirado en los perfiles de grandes nombres del arte

LEIRE PÉREZ BASAURI.

A sus 33 años la bilbaína Ana Riaño ha logrado conquistar al jurado de la beca Juan y Pablo de Otaola en la que es la edición más internacional. Y lo es porque, después de que se alcanzase un convenio con la Cité Internationale des Arts de París, el ganador se trasladará a vivir y formarse en la ciudad de la luz durante cuatro meses. Licenciada en Bellas Artes, Riaño ha recibido varios premios y ha estado becada por instituciones como la Diputación, la BBK y el Gobierno vasco. Ha expuesto individualmente en la Sala Rekalde, en Aldama Fabre Gallery y recientemente ha ganado el segundo premio de los 'Encuentros de Arte Contemporáneo' del Instituto Alicantino de Cultura dotado con 3.000 euros. En 2016 ganó el 31 Premio BMW de Pintura Premio Innovación con la obra 'Norman Rockwel' del proyecto RRSS.

Precisamente este último trabajo (Redes Sociales) ha sido el que le ha servido para ganar la beca basauritarra. «Estoy encantada porque tiene mucho prestigio y es una oportunidad de poder trabajar mi proyecto en una ciudad en la que vivieron grandes artistas. Recorrer los lugares en los que estuvieron y estar en los talleres en los que participaron me ayudará a realizar mi propuesta», aseguró ayer Riaño.

RRSS es una obra en el que la autora reflexiona sobre el actual uso y abuso de las redes sociales, tanto por parte de los ciudadanos de a pie, como de los artistas que han visto en ellas una oportunidad de publicitar su obra, aunque en ocasiones llegan a perder su intimidad. La bilbaína recrea en lienzos cómo sería el facebook, el instagram y otros perfiles de personajes actuales, pero también de personalidades ya fallecidas. La beca de Otaola servirá para incidir en esos artistas que hicieron historia.

La reflexión y hasta la critica, sin olvidar su técnica pictórica, han conquistado a un jurado de primer nivel formado esta edición por expertos internacionales como Miguel Zugaza, director del Museo Bellas Artes de Bilbao y ex director del Museo del Prado, y el reconocido artista, Jesús María Lazkano.

«Ha sido una deliberación intensa porque se presenta gente potente», explicó Lazkano que valoró la «habilidad» de Ana a la hora de «plantear un debate intenso sobre un asunto de la realidad», más aún desde su oficio de pintora, un arte que goza de «menor» prestigio que otros, lamentó el miembro del jurado.

Zugaza por su parte destacó la labor del «mecenazgo» basauritarra. «Somos un gran escaparate de la cultura mundial, pero también debemos cuidar que seamos un lugar creativo, generar oportunidades para que el tejido artístico esté vivo», señaló.

En la presentación de la artista ganadora de este año Pablo de Otaola, responsable de la beca, aprovechó para recordar que este 2018 se cumple la 29 edición de esta ayuda. Y mostró su satisfación porque «se haya valorado este mecenazgo público-privado» por la institución francesa. Una relación que también destacó el alcalde de Basauri, Andoni Busquet. «Es un espaldarazo a artistas, apoyar su labor y un escaparate a su obra», recordó.

La beca Juan y Pablo de Otaola nació en 1990 como una forma de «devolver» a Basauri y a la sociedad el éxito profesional que cosechó Juan de Otaola en la localidad, según reconoció hace unos años Pablo de Otaola, hijo y actual responsable del mecenazgo artístico. Ni un año ha faltado la familia Otaola a su cita con la difusión de la cultura y el arte. Tampoco en época de crisis han retirado una ayuda económica dotada con 6.000 euros - este año se financiará la estancia en la residencia parisina y se facilitarán 3.600 euros para gastos- que ha permitido a artistas vascos desarrollar su carrera. Para algunos ha supuesto un empujón, a otros les ha terminado de consolidar. Prueba de la extraordinariedad del premio es que muchos de ellos mostrarán en noviembre en una exposición que se celebrará en el Museo de Bellas Artes de Bilbao y que repasará coincidiendo con el 50 aniversario de Petronor, los últimos cincuenta años de historia del arte que se ha gestado en el País Vasco. «El palmarés de la beca es realmente espectácular, ahora son artistas consolidades y una buena parte de ellos estarán en la exposición», adelantó Zugaza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos