«Quiero dar continuidad a la gestión del PNV con dedicación y cercanía»

Sonia Rodríguez, candidata jeltzale. / C. RAPOSO
Sonia Rodríguez, candidata jeltzale. / C. RAPOSO

Las personas, los barrios y la gestión, los tres ejes que fundamentan la candidatura de Sonia Rodríguez

C. RAPOSO ARRIGORRIAGA.

Sonia Rodríguez, licenciada en Filología Vasca y afincada en Arrigorriaga desde el 2001, a sus 43 años encabeza la lista del PNV que lleva las tres últimas décadas al frente del Consistorio en esta localidad vizcaína. La candidata, que ha sido la concejala de Euskera y Comunicación en el Ayuntamiento durante la pasada legislatura, tiene claro por qué quiere ser la alcaldesa. «Durante más de 30 años hemos demostrado que sabemos gestionar y quiero dar continuidad a ese proyecto ofreciendo mi compromiso, mi dedicación, mi cercanía y confianza fomentando la convivencia y no la confrontación», anuncia.

Las personas, los barrios y la gestión son los tres ejes en los que se fundamenta el programa electoral que lleva su candidatura. «Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida y el bienestar de los vecinos del municipio haciendo que los barrios sean el centro de la vida a través de una gestión transparente, cercana, eficaz y ordenada. No entendería una planificación que no contemplase estos tres pilares». Para ella las personas son lo «más importante» y es por ello por lo que apuesta por la creación de abrir nuevas vías de comunicación entre el Ayuntamiento y la ciudadanía. ¿Cómo? Con la creación de concejalías de barrio. «La ciudadanía necesita personas de referencia y de confianza a la que poder dirigirse para trasladarle sus mejoras y o necesidades. Ese será el cometido de los concejales que recorrerán las calles de Arrigorriaga», dice.

Para los próximos cuatro años propone una regeneración urbana que mejore la accesibilidad de los barrios, nuevos aparcamientos, la ampliación y adecuación del Polideportivo municipal, un nuevo ambulatorio, y posibilitar la creación de viviendas VPO. Precisamente Arrigorriaga aún sigue contando con «bastantes» espacios urbanizables que harán que este municipio pueda «seguir creciendo». «Nosotros tenemos un pueblo joven y a esa juventud le tenemos que dar posibilidades y evitar que se marche. Lucharé y pelearé por llevar a cabo proyectos necesarios y ante todo realistas».

Sin líneas rojas

Además de todo ello, Rodríguez promete seguir fomentando la comunicación con otras administraciones, buscar salidas a los problemas que padecen las personas migrantes, abrir nuevos cauces en el impulso del euskera, y seguir colaborando con el pueblo estando a pie de calle porque dice «no todo es ladrillo cuando hay que hablar de propuestas». Convertirse en alcaldesa el próximo 26 de mayo es el mayor reto que se le y afronta con «mucha ilusión».

De cara al día después de los comicios dice que no establecerá ninguna línea roja con ninguna de las formaciones políticas que conformen el Ayuntamiento. «Sentarse a hablar y entenderse es lo mínimo que esperan las personas que nos apoyen». Con una plancha renovada, asegura sentirse muy tranquila y orgullosa de poder contar con un equipo «joven, cercano e implicado que es lo que Arrigorriaga merece».