Pregón musical en las fiestas de Ugao

Pregón musical en las fiestas de Ugao

Centenares de ugaotarras dan la bienvenida a las fiestas en honor a la virgen de Udiarraga

CRISTINA RAPOSOUGAO-MIRABALLES.

«Queremos que sean unas fiestas buenas y alegres como la armonía de una buena canción. Queremos unas fiestas libres de agresiones sexistas porque: ¡No es no!». Ese fue el mensaje festivo que trasladó este viernes la directora de Sarea Txiki Iraide Bilbao en el pregón de las fiestas de Ugao-Miraballes, en honor a la virgen de Udiarraga. Aunque fue ella quien ofició la lectura, no lo hizo sola. Una quincena de jóvenes coralistas la acompañaron en su labor y todos juntos entonaron la canción «Azken dantza» de Pantxo y Peio. «Hemos cambiado la última estrofa para hacer un guiño a nuestras fiestas y lanzar un mensaje festivo. Además, queríamos hacer algo diferente y original», explicaba Bilbao.

Mientras tanto, bajo la balconada centenares de vecinos aguardaban ansiosos el estallido del txupin que marcaría el inicio de sus fiestas patronales. Antes de ello, el alcalde, Ekaitz Mentxaka, recordó a la ciudadanía que «el respeto mutuo es necesario para que el buen ambiente reine durante los días festivos».

Tras el tronar del cohete, decenas de cuadrillas vestidas con los trajes festivos llenaron de color cada rincón del enclave con miles de serpentinas y confetis. Aún así, las bailarinas de Etorki Dantza Taldea lograron abrirse camino entre la multitud para ofrecer el clásico aurresku de honor a los pregoneros y miembros de la Administración local.

Bebés muy festivos

En medio de todo el jolgorio, algunos niños corrían algo desconsolados tratando de huir de los cabezudos que los perseguían por las calles del municipio. Otros en cambio, aguardaban impacientes su turno para montarse en las barracas. «¡Yo quiero ir al tiragomas!», gritaba el pequeño Iker en un intento de acercar a sus padres hasta las atracciones. Jóvenes y mayores también fueron abandonando poco a poco la plaza consistorial para dirigirse a la zona de los bares e ir «calentando motores para esta noche», decía Aritz que se encontraba con su grupo de amigos.

En el inicio de las fiestas tampoco faltó la tradicional recepción a los nacidos el último año, entre septiembre de 2018 y agosto de 2019. Es un acto organizado anualmente por la corporación municipal. En esta nueva edición, un total de 36 bebés acompañados por sus familiares ocuparon la sala de actos del Ayuntamiento para recibir su primer pañuelo festivo. Todos los pequeños fueron llamados uno a uno para recibir su obsequio, aunque no en todos los casos resultó ser una tarea sencilla.

«Creo que este es uno de los actos más bonitos y especiales de las fiestas. Es hermoso ver como poco a poco va aumentando nuestra familia; las gentes de Ugao-Miraballes», expresó emocionado el primer edil. Con diez meses de edad y vestido con el típico traje festivo allí se encontraba Zuhaitz junto a su familia. «Generalmente no hay actos dirigidos a los niños tan pequeños como ellos y por eso nos hemos animado a venir. Además, creemos que es un acto precioso y muy especial», ensalzaba Naiara, amatxu de Zuhaitz.