28 parados galdakoztarras trabajan desde junio en la reparación del mobiliario urbano

Los participantes en el nuevo programa trabajan esos días en el colegio Urreta. / CRISTINA RAPOSO
Los participantes en el nuevo programa trabajan esos días en el colegio Urreta. / CRISTINA RAPOSO

El Ayuntamiento ha destinado más de 542.000 euros a un equipo multiasistencia contemplado en el Plan de Empleo local

CRISTINA RAPOSOGALDAKAO.

Cuidar y rehabilitar el patrimonio municipal de Galdakao es el cometido de las 28 personas que desde junio forman parte del «equipo multiasistencia municipal». Un programa que se encuentra enmarcado dentro del Plan de Empleo que impulsa el propio Ayuntamiento y que ha sido financiado «exclusivamente con fondos propios», destacaron desde el Consistorio. De hecho, la partida presupuestaria destinada para dicho fin asciende a 542.992,60 euros.

Se trata de un proyecto que está dirigido a los galdakaotarras que se encuentran en situación de desempleo y con «especiales dificultades» para acceder al mundo laboral. «Estamos muy contentos con estos programas ya que persiguen aumentar la empleabilidad de personas con dificultades especiales de inserción. Además, es algo que la ciudadanía valora muy positivamente», destacó el alcalde Iñigo Hernando.

Los colegios de Unkina y Urreta han sido los dos espacios en los que han trabajado a jornada completa los participantes a lo largo de estos últimos tres meses. Una labor en la que no han estado solos ya que la Cooperativa Peñascal ha sido su supervisora y docente. «Hemos querido que las 28 personas participen de un modo activo en las tareas del Ayuntamiento. En Urreta por ejemplo, además de adecentar las fachadas exteriores, también hemos actuado en su interior reparando y pintando el mobiliario», explicó el encargado de las labores Jesús Pérez.

Una experiencia positiva

De cara a los próximos días y antes de que dé inicio el curso escolar 2019-2020, los integrantes del programa también reacondicionarán otros espacios del citado centro educativo. Asimismo, hasta diciembre deberán continuar con los trabajos de reparación por diversos enclaves de la localidad. «Todavía quedan meses de trabajo y esperamos que la gente haya adquirido para entonces una mayor destreza y podamos desarrollar otros proyectos más amplios», añadió Pérez.

A pesar de «la falta de experiencia en la ejecución de labores de pintura y albañilería», según apuntó Pérez, todos y cada uno de los participantes han valorado la labor desempeñada. «Todos se han mostrado muy contentos con los trabajos que hemos desarrollado, y poco a poco han podido comprobar que son capaces de realizar este tipo de tareas. Además, lo han hecho con cierta calidad, destreza y profesionalidad», ensalzó.