Critican que la piscina grande de Orduña lleve once años cerrada

Vista de las instalaciones de las piscinas de Orduña. /E. C.
Vista de las instalaciones de las piscinas de Orduña. / E. C.

Hace nueve años, el Ayuntamiento cifró la reforma de la pileta en 2,7 millones de euros

ASIER ANDUEZA ORDUÑA.

En 2008, cuando el Partido Nacionalista vasco ostentaba la Alcaldía, una tromba de agua dejó inservible la piscina municipal grande de Orduña. Han pasado 11 años y la reforma de la pileta todavía no se ha llevado a cabo. Desde el PNV orduñés han decidido retomar este tema y proponer un arreglo.

«La reforma de las piscinas es una petición que recibimos continuamente. De manera formal, a través de sugerencias que recibe el partido y también en encuentros con los vecinos, que nos transmiten su preocupación», aseguran los jeltzales, que además advierte de que «el precio de la entrada es elevado para el servicio que ofrece». No obstante, matizan que «no conviene disminuir esta cantidad para que no aumentemos el problema económico de esa infraestructura.

En 2010, el equipo de Gobierno, en manos nacionalistas, cifró el arreglo de las piletas en 2,7 millones de euros. Ahora, consideran que «esta es una cantidad es demasiado elevada». «Trabajaremos duro para revisar la propuesta, ver opciones de cómo mejorarla y definitivamente actuar», aseguran. Entre sus planes también está construir una nueva piscina, que generará enormes beneficios. Así, la infraestructura permitirá que la gente «se quede en Orduña y no tenga que desplazarse a otros pueblos de alrededor como Amurrio»

También plantean mejorar los convenios de gestión de los servicios en las piscinas. «El presupuesto público invertido de la última década en la piscina ha ayudado a dotar al espacio de verano con más servicios, pero la verdadera necesidad sigue sin cubrirse, esto es, una nueva construcción de la piscina grande». Tienen muy claro que un aforo de 248 personas no es un servicio acorde a las necesidades de la ciudad, con un censo de más de 4.000 vecinos, «que debe ofrecer calidad de vida», rematan. El equipo de gobierno actual, por su parte, prefirió no hacer ninguna declaración.