Orduña Hiria abre sus puertas

La zona dedicada a la geología y la paleontología atrajo muchas miradas. / FOTOS: CRISTINA RAPOSO
La zona dedicada a la geología y la paleontología atrajo muchas miradas. / FOTOS: CRISTINA RAPOSO

Con fondos aportados por colecciones privadas, familias orduñesas y el Ayuntamiento, es el primer museo con el que cuenta la ciudad

CRISTINA RAPOSO ORDUÑA.

Durante siglos, Orduña fue el enclave estratégico de cientos de mercaderes y comerciantes de todo el territorio. Una época en la que los grandes oficios de la ciudad estuvieron representados por zapateros, carpinteros, silleros, curtidores, herreros, sastres o confiteros entre otros. Ahora, retales de aquella larga historia se encuentran recogidos y a disposición de la ciudadanía en el Orduña Hiria. El primer museo del municipio suma ocho salas que conforman la exposición que durante meses ha estado preparando y organizando la Asociación Cultural de Voluntariado Hamaika Kale.

Este nuevo espacio, ubicado en la antigua Casa de Cultura del municipio, abrió ayer por la tarde sus puertas y fue presentado por Aintzane Okeranza y Txetxu Lambarri, vecinos y miembros de la entidad, y por Iñaki García Uribe, miembro del Departamento de Etnografía de Aranzadi. Una cita que congregó a más de un centenar de personas y que fue para muchos «única e inolvidable».

Aunque el nuevo equipamiento cultural es ejemplo «del amor y devoción» que sienten los vecinos por su localidad, dos de los espacios con los que cuenta, son de lo «más especial», destaca García Uribe. Y es que no todos los municipios cuentan con un espacio propio dedicado íntegramente a su formación y evolución geológica. Precisamente, Txetxu Lambarri ha sido el encargado de documentar y exponer la formación del valle, pero también de diseñar un recorrido histórico sobre la vida de los homínidos en este enclave vizcaíno.

El museo ha tomado forma gracias a la colaboración de todos.
El museo ha tomado forma gracias a la colaboración de todos.

«En las campas de La Choza se encuentra un dolmen de 4.200 años. Uno de los restos prehistóricos de la Edad de Bronce que supone el primer rastro de vida localizado en el entorno de nuestra población y que ha sobrevivido al paso del tiempo», detalla. Además de todo ello, este orduñés ha coleccionado durante 40 años fósiles del valle de la ciudad que ahora podrán ser apreciados por los visitantes.

Las personas que acudieron a la inauguración también tuvieron ocasión de conocer de primera mano los gremios orduñeses que marcaron un antes y un después en la historia de la ciudad. Y ahí aparece el segundo espacio especial. Se trata de una sala dedicada al taller de zapatería artesanal. «Orduña tuvo más de una docena de talleres de zapatería. Era una industria muy potente en el municipio y hemos querido darle la importancia que merece», argumenta Lambarri. Además de todo ello, la Casa de Cultura también cuenta con una dependencia dedicada a la banda de música y txistu local en homenaje sus más de 150 años de tradición. Otros objetos antiguos como matrículas y bicicletas completan la recopilación.

La sala dedicada al gremio de los zapateros es una de las más especiales.
La sala dedicada al gremio de los zapateros es una de las más especiales.

Los artículos expuestos provienen de tres fuentes: de colecciones privadas, de donaciones de familias de Orduña y del propio patrimonio del Ayuntamiento. Algo, que pone en valor y demuestra las ganas que tienen los orduñeses de conservar y luchar por su historia. La exposición, que estará abierta de viernes a domingo, contará con dos jóvenes guías; Amaia y Zaloa del Campo, hermanas y vecinas de la ciudad.

Temas

Orduña