Las obras de urbanización de San Miguel Oeste terminarán a principios de agosto

El alcalde, Asier Iragorri, visitó ayer las obras. / A. B.
El alcalde, Asier Iragorri, visitó ayer las obras. / A. B.

El Ayuntamiento de Basauri está modificando el proyecto urbanístico inicial para poder construir «lo antes posible» el ascensor que mejorará la accesibilidad

LEIRE PÉREZBASAURI.

Casi un año después de que el Ayuntamiento de Basauri adjudicase por 1,8 millones de euros la urbanización de San Miguel Oeste, la empresa encargada del tajo terminará la intervención urbanística. Lo hará en unos días, para «principios de agosto», según explicaron ayer portavoces municipales. Durante la segunda fase de la actuación se ha podido mejorar la accesibilidad del ámbito, se ha prolongado la calle Ramón Kareaga hasta su encuentro con la calle Gernika en los lindes con Arrigorriaga y se ha construido una nueva rotonda que pueda absorber el flujo viario de la zona.

Para poder realizar la obra, el Ayuntamiento demolió la antigua Casa de los Maestros que estaba ubicada en la Plaza Castilnovo y sus ocho viviendas. En su lugar se podrá disfrutar también de un anfiteatro. La urbanización además ha incluido una zona verde y la creación de 55 plazas de aparcamiento gratuitas en superficie. En esta segunda fase también se ha aprovechado para zanjar los remates que quedaron por hacer en el asfaltado y mobiliario urbano del tramo entre Ramón Kareaga y la Taberna Mayor. Y se ha ampliado la acera de la calle Gernika en dirección a la plaza.

Desde el Consistorio se recordó que una vez terminada esta actuación «solo resta por ejecutar el ascensor previsto para mejorar la accesibilidad entre la calle Gernika y la ampliación de la calle Ramón Kareaga», una infraestructura que ha sido en reiteradas ocasiones solicitada por los residentes de las nuevas viviendas, que incluso acudieron al pleno municipal el pasado mes de abril para criticar la «dejadez» institucional. Se quejaban de que llevaban «más de dos años» soportando las consecuencias de que se no terminase de edificar en el lugar, entre ellas la presencia de «roedores».

Cambio de diseño

Desde el Ejecutivo local se aseguró ayer que el elevador ha tenido que ser «postergada dado que el diseño del ámbito proyectado en la década anterior requería de la ejecución previa de los edificios de viviendas tasas y libres» situados en la zona más baja de la pastilla urbanística, para los que todavía no hay fecha de inicio. Para dar una solución a los vecinos que adquirieron las nuevas viviendas con promesas de mejorar su calidad de vida y accesibilidad, el Ayuntamiento está redactando «con el contraste y visto bueno vecinal» una modificación del proyecto que permita así salvar las dificultades técnicas y poder construirlo en el «plazo de tiempo más breve posible», indicaron.

El desarrollo de esta promoción se completará con 34 alojamientos dotacionales de alquiler protegido destinado «preferentemente» a jóvenes empadronados en el municipio. La obra se tiene que adjudicar por parte de Gobierno vasco, pero arrancará antes de fin de año.