Las obras de 36 pisos dotacionales en Basauri arrancarán el próximo verano

El nuevo edificio se ubicará detrás de la Taberna Mayor. / E. C.
El nuevo edificio se ubicará detrás de la Taberna Mayor. / E. C.

Las viviendas están destinadas a jóvenes menores de 35 y cuatro de ellas serán municipales

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El Gobierno vasco sigue dando pasos en la construcción de vivienda en Basauri. El departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda ha presentado esta semana en el Ayuntamiento de la localidad el proyecto de ejecución y la solicitud de licencia de 36 viviendas dotacionales para San Miguel. Este es el último trámite burocrático antes de que las excavadoras metan mano al solar situado detrás de la Taberna Mayor donde se construirá el edificio. Según explicaron desde el Consistorio, «los técnicos municipales están revisando ya el proyecto a efectos de emitir el informe pertinente y poder conceder la licencia de obras a la mayor brevedad posible. En todo caso, las obras no podrán comenzar hasta el segundo trimestre del año porque para iniciarse el edificio se deberá terminar previamente la «urbanización» de la zona, comentaron las mismas fuentes.

La entrega de la documentación ha permitido conocer algunas características del plan. Tendrá cinco alturas y se creará un paso peatonal para comunicarlo con la Taberna Mayor, mientras que por la parte trasera habrá locales. Estará principalmente ocupado por jóvenes, que podrán residir en ellos durante un máximo de cinco años. Además, el Ayuntamiento se reserva cuatro de ellos para necesidades sociales municipales, catástrofes o afectados por actuaciones urbanísticas.

Petición vecinal

El Gobierno vasco ha aceptado finalmente la propuesta que realizó el Consistorio para que se diera cabida de forma «prioritaria» a los jóvenes de la localidad, una petición que la propia asociación de vecinos trasladó en pleno hace dos años, cuando se anunció el proyecto. Desde el colectivo, poco entusiasmados con la urbanización que se ha llevado a cabo en esta zona por el «exceso y altura» de las vivienda, se temía que el edificio abriese las puertas a un incremento de «conflictividad». Entonces, el Consistorio optó por solicitar una especie de condición que anteriormente han incorporado también otros municipios como Eibar y Ermua.

Los requisitos para los futuros inquilinos serán los mismas que rigen en otros municipios, donde existen este tipo de edificios. Así, deberán estar empadronados en Basauri con un mínimo de tres años antes de solicitar el piso y no haber cumplido los 35 años de edad. A cambio se beneficiarán de un arrendamiento blando durante un máximo de cinco años. Este edificio es la última pieza de la urbanización de la zona denominada como San Miguel Oeste, una pastilla de tierra ubicada en la muga con Arrigorriaga. En el papel está todo ya trazado, aunque todavía faltan por construirse en torno a un centenar de viviendas, la mitad protegidas.