Las obras de la nueva haurreskola de Galdakao concluirán para el próximo curso

Infografía con la imagen de cómo será la futura haurreskola. /Ayto. Galdakao
Infografía con la imagen de cómo será la futura haurreskola. / Ayto. Galdakao

Los trabajos del centro escolar, que se acaban de retomar, costarán 524.000 euros, un 35% más de lo previsto

ASIER ANDUEZABASAURI

Las obras para levantar la nueva haurreskola semisoterrada ubicada en la plaza Lehendakari Aguirre de Galdakao se reiniciaron la semana pasada. Los trabajos se retomaron tras haber sido adjudicados, por segunda vez, a Construcciones Intxausti, por una cantidad de 542.200 euros. La cuantía supone «un sobrecoste de más del 35% respecto a lo presupuestado inicialmente», según reconoce el concejal de Urbanismo, Fernando Izagirre.

Si no hay nuevos retrasos, el centro estará «finalizado para el curso 2019-2020», según aseguran portavoces municipales. De hecho, según afirman, «estará concluido antes, pero el traslado se hará cuando mejor estime el equipo docente de la haurreskola de Bizkai, desde la que se moverá el personal».

El proyecto no ha estado libre de polémicas. A las protestas de madres, docentes, oposición y ciudadanos en general, se unió que las labores para levantar el edificio, iniciadas en septiembre de 2017, tuvieron que ser paralizadas a principios de este año. La empresa se encontró con problemas de cimentación. Ponerles solución incrementaba el presupuesto de manera considerable. «Hubo que hacer un nuevo concurso que se presentó el 31 de agosto porque el sobrecoste superaba el 20% y la ley obliga a hacer una nueva licitación en esos casos», recuerdan desde el Consistorio.

La firma que ahora retoma las obras es la misma del primer concurso y es la única que se ha presentado al segundo proceso. «Hemos querido esperar para tomar la decisión final y no optar por una solución chapucera, preferimos esperar más meses para que todo quedara bien», indican desde la administración local, que estuvo negociando hasta el último momento con la adjudicataria para que continuase con el proyecto.

En esta nueva intentona se comienza la obra desde cero y se ha aprovechado la nueva licitación para incluir el coste del mobiliario del interior del edificio. La firma también tendrá que renovar el tendido eléctrico, entre otras mejoras.

Sin escaleras

Cuando abra sus puertas, la nueva haurreskola dispondrá de espacio para albergar a 44 niños de 0 a 2 años. Tendrá seis aulas, cocina, comedor, salas para reuniones, administración, servicios y un espacio de recreo exterior de 100 metros cuadrados. Las 'gelas' se situarán en la parte delantera, de manera que se podría llevar a cabo una evacuación en caso de emergencia sin necesidad de subir escaleras, algo que sí se contemplaba en un primer momento.

En la misma línea, el acceso al recinto será a través de una rampa. Asimismo, se mejorará la ventilación respecto a las perspectivas iniciales ya que en el tejado se instalarán lucernarias, una suerte de claraboyas que facilitarán la entrada de luz y de aire natural. Este es uno de puntos más polémicos del proyecto ya que parte del edificio, que sustituirá a las instalaciones de la calle Bizkai, estará soterrado.

 

Fotos

Vídeos