La música del MAZ Basauri convence este año a 2.600 personas

Concierto de Cristina Rosenvinge. / H. R.
Concierto de Cristina Rosenvinge. / H. R.

Las entradas se agotaron para asistir a los conciertos de Viva Suecia, Triángulo de Amor Bizarro y The Owl Proyect

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El ciclo de música alternativa MAZ de Basauri aguanta el tirón en su octava edición y vuelve a registrar datos de asistencia muy parecidos a los de años anteriores. En torno a 2.600 personas acudieron a las distintas actividades organizadas, aunque lejos de los 3.500 participantes de 2013, la mejor edición. «Se ha consolidado como un festival referencial en la oferta primaveral en Euskadi, que sigue gozando de la confianza del público de Bizkaia y provincias cercanas», destacan desde el Ayuntamiento de Basauri.

En esta ocasión, se agotaron las entradas, con la venta de 700 pases, en la actuación de Viva Suecia, Triángulo de Amor Bizarro y The Owl Project. El año pasado fueron dos los conciertos en los que se colgó el cartel de 'no hay entradas'.

El concierto de Iseo & Dodosound with The Mousehunters y Hakima Flissi fue visto por 535 personas, mientras que las otras dos citas de pago se quedaron en 425 asistentes. En esta octava edición se han vendido «más bonos que nunca, ochenta y dos», según explican desde la organización.

Los conciertos gratuitos en la calle también se han mantenido en cifras similares a las de anteriores ediciones, 275 personas. El Txiki Maz quedó deslucido al tener que trasladarse por culpa de la previsión de lluvia a la carpa de la plaza Solobarria y fueron muchos los padres que echaron de menos alguna actividad complementaria para los 'peques'. Al final, algo menos de doscientas personas acudieron a los conciertos infantiles.

Cine musical

Aunque los conciertos y la parte más destacada del festival ya se ha terminado, todavía continuará durante el mes de mayo ZINE MAZ, la vertiente cinematográfica del evento musical. Esta tarde y el próximo día 16 de mayo será el turno de la proyección de Climax y Margolaria.

El festival basauritarra en los últimos años además de mantenerse como una cita ineludible para los amantes de la música, también ha logrado llegar hasta la final de los premios Iberian Festival Awards. En el año 2017 concurrió en la categoría de mejor festival indoor, pero no tuvo suerte y al final fue el Lisboa Dance Festival el que se llevó el gato al agua. En 2015 también compitió en esa categoría y en el de mejor formato pequeño.