«Yo ya no callo», grita Basauri contra los abusos a menores

El agua no ha sido obstáculo para los participantes./Borja Agudo
El agua no ha sido obstáculo para los participantes. / Borja Agudo

5.000 personas recorren la localidad en apoyo a los vecinos que han denunciado ser objeto de vejaciones por parte de un técnico de fútbol base

HELENA RODRÍGUEZ

Alrededor de 5.000 personas han participado en la manifestación contra los abusos sexuales a menores convocada en Basauri. La marcha, que ha partido de la plaza Arizgoiti de la localidad a las 18.30 horas y ha transcurrido por las calles del centro de la población, ha sido convocada por una plataforma ciudadana en apoyo a las víctimas de vejaciones que han aparecido desde el pasado mes de noviembre. Entonces, Pepe Godoy, de 46 años, desveló, a través de un vídeo, que había sido objeto de abusos, presuntamente, por parte de un conocido entrenador de fútbol basauritarra. Tras la suya, se ha confirmado cinco denuncias más, una de ellas de un menor, de 11 años, cuyo caso llegó a la Físcalía de Menores, aunque finalmente fue archivado por falta de pruebas. Otras dos fueron interpuestas por familiares del propio Godoy.

La manifestación, en la que se ha podido ver al alcalde, Andoni Busquet, y otros miembros de la corporación que acudieron «a título personal», ha trascurrido en silencio, solo roto por algunas proclamas contra las agresiones y en apoyo a las víctimas. Tras recorrer el centro, la marcha ha regresado a la plaza Arizgoiti, donde se ha dado lectura a un manifiesto. En él, se ha hecho un llamamiento a que quienes hayan padecido estos episodios «den un paso al frente para denunciar lo que ha sucedido en este municipio durante décadas». En el texto también se ha lamentado que «a pesar de las seis denuncias la Justicia ha brillado por su ausencia, amparándose en la legislación vigente, que protege al agresor y aferrándose a prescripción de delito».

La voz de una víctima

Tras la lectura del documento, ha sido el propio Pepe Godoy quien, muy emocionado y nervioso, ha tomado la palabra. En su intervención, ha querido agradecer todo el apoyo y las muestras de cariño que han recibido él y su familia desde que saliese su caso a la luz. «Todas la víctimas que son muy valientes porque, lo hayan denunciado o no, han sido capaces de vivir con esto y no es nada fácil», proclamó.

El basauritarra ha reconocido que contar este tipo de episodios «es muy difícil» y que, a medida que pasan los años, «se hace más cuesta arriba», sin embargo, ha animado a dar «voz a esta lacra». «La responsabilidad la vergüenza es de los agresores ellos son los que deben vivir con miedo. Mi familia y yo nos hemos expuesto a cambio de nada, para poder salvar a vuestros hijos e hijas de monstruosos como el que rompió mi vida y la de muchos niños de este pueblo», ha manifestad con la voz entrecortada antes de cerrar su intervención con un grito que enseguida coreó toda la plaza: «Yo ya no me callo».

Temas

Basauri