Un monolito recordará a 149 vícticimas de la dictadura franquista en Orozko

Imagen que ilustra la exposición. /Ayto.Orozko
Imagen que ilustra la exposición. / Ayto.Orozko

El próximo 16 de febrero se descubrirá la escultura y se celebrará una charla con el historiador Josu Chueca

LEIRE PÉREZOrozko

La localidad de Orozko no se libró del reguero de sangre y sufrimiento que dejó la dictadura franquista. En este pequeño pueblo vizcaíno, 149 personas resultaron damnificadas. De ellas, 21 murieron, otras 79 sufrieron por pertenecer al bando perdedor en la Guerra Civil y ocho más fueron represaliadas. Las 41 restantes pasaron el resto de su vida hasta la democracia realizando trabajos forzosos en el barrio de San Martín.

El próximo 16 de febrero el municipio celebrará un evento con el objetivo de recuperar la memoria histórica, recordar a las personas que perdieron la vida por defender la República y divulgar entre los más jóvenes uno de los episodios más negros de la historia de España. A la una del mediodía se destapará un monolito con el nombre grabado de las 149 víctimas. El monumento, obra de José López Tato, se ubicará en la plaza Lehendakari Agirre.

El día de recuerdo comenzará una hora antes. A partir de las doce del mediodía se presentará la iniciativa en Donibane Aretoa con la participación, entre otros, del historiador Josu Chueca. A la charla seguirá la proyección de un reportaje audiovisual que recogerá el testimonio de varias familias del pueblo. Un día antes, el día 15 de febrero, el historiador Iñaki Egaña, ofrecerá una charla bajo el título de 'Más allá desde Orozko- Orozkotik harago' en la que desgranará cómo afectó la Dictadura y la represión franquista a la localidad.

Apoyo vecinal

Según explicaron desde el Ayuntamiento, las labores de preparación de estas dos jornadas han sido posibles gracias al «gran trabajo voluntario de un grupo de vecinos de Orozko», que «se han volcado» con el proyecto. Desde el grupo motor indicaron que únicamente se han incluido en este homenaje, el primero que se hace en la localidad de estas características, «nombres y datos contrastados, de los que se tiene certeza» que fueron afectados.

«Probablemente haya nombres que falten, ya que resulta muy compleja la tarea de búsqueda de la información por la dispersión de los datos y de las fuentes«, añadieron. Y es que muchas de las personas que podrían arrojar algo de luz y ser testigos de excepción de esos hechos ya han fallecido. Es por ello, que aprovecharon la celebración de estos actos para solicitar «ayuda al resto de la ciudadanía para que así el camino por la recuperación de la memoria histórica pueda continua».