Los mejores chefs se lucen en Arrigorriaga

Las cuadrillas, como Gautxori, se esmeraron tanto en la preparación de sus platos. /Cristina Raposo
Las cuadrillas, como Gautxori, se esmeraron tanto en la preparación de sus platos. / Cristina Raposo

Decenas de personas participaron en el concurso de bacalao al pil-pil, marmitako, paella y tortilla

CRISTINA RAPOSOARRIGORRIAGA

Arrigorriaga puso una vez más a prueba la destreza de cientos de cocineros locales ayer en la trigésimo sexta edición del concurso gastronómico 'Ángel Mínguez'. Desde las 10:00 horas los aromas de las paellas, las tortillas, el bacalao y el marmitako inundaron cada rincón del parque Ugertza, enclave donde anualmente se reúnen y preparan sus «platos estrella» multitud de vecinos, amigos y familiares. «Estamos cocinando la tortilla y la paella para el concurso. No nos animamos a hacer bacalao porque es más costoso y más caro, pero siempre participamos con algún plato. Se trata de una fecha muy especial para mí porque homenajea a mi aita que falleció hace siete años», expresaba emocionado Sergio Mínguez, hijo del fundador del certamen.

Otros por el contrario, se armaron de valor y elaboraron el clásico bacalao al pil pil. «Llevo diez años participando y siempre me he presentado con el bacalao, aún sabiendo que es el plato más complicado», confesaba Luis, otro vecino de la localidad. La cuadrilla Gautxori también participó y lo hizo con una tortilla y un puchero de marmitako. «Siempre acudimos a este encuentro. Lo disfrutamos mucho y aunque no ganemos, siempre nos quedamos con muy buen sabor de boca por poder compartir un día maravilloso con los amigos», destacaban miembros del grupo.

A esta tradición no solo acudieron vecinos del municipio. El orduñés Esteban Martínez también acudió a la cita con su familia a preparar «un buen bacalao y un mejor marmitako». «El que me ha metido en este lío ha sido mi hijo mayor Aitor, él es el cocinillas y le encanta participar en este tipo de concursos», explicaba entre risas. Dicho y hecho. Y es que de entre 17 participantes Aitor Martínez logró hacerse con el primer premio de marmitako. Gako obtuvo el segundo galardón y Zipi Zape el tercero.

Y para dilucidar cuáles eran los mejores platos, un jurado con paladares expertos en estas lides. El primer plato que degustaron fue la tortilla de patatas. Sus papilas gustativas tuvieron bastante trabajo. Fue el apartado que más participantes sumó, con 96 platos. Pese a lo abultado del número, fueron 39 menos que las que se presentaron en la edición del año pasado. «Aunque siga siendo un evento muy multitudinario, año a año se puede apreciar como descienden las personas inscritas», reconocía Javier Lazcano, organizador del evento. De este primer acto las dos mejores preparaciones resultaron ser las de la cuadrilla local Gaupasa. El Txoko Zuriberri, por su parte, logró hacerse con el tercer puesto de la competición.

Confianza ganadora

El trabajo del jurado siguió con la degustación de las paellas. En este apartado se presentaron 34 y según los tres chefs, las mejores fueron las de Ignacio Peral, el grupo Pagasarritik Nerbioira y Carmelo Fresneda. En la categoría de marmitakos, los tres mejores fueron, Aitor Martínez, que se alzó con el primer premio;la cuadrilla Gako –segundos– y el grupo Zipi Zape, terceros. Luego llegó el turno de los platos de bacalao, que sumó 15 inscritos. Aquí, Jesús Sagazti se hizo con el segundo galardón y la cuadrilla Kopi con el tercero. El primer premio fue para el Txoko San Pedro. Un reconocimiento que no sorprendió en absoluto al cocinero. «Yo estaba seguro de que íbamos a ganar desde el primer momento, porque mi bacalao es muy bueno», reivindicaba Berto, uno de sus componentes.