Medio Ambiente obliga a una empresa a retirar el vertedero ilegal de Finaga

El espacio ha soportado «actividades potencialmente contaminantes». / SAGARRAK
El espacio ha soportado «actividades potencialmente contaminantes». / SAGARRAK

La empresa, que en lugar de plantar frutales utilizó un terreno como escombrera, tiene hasta el 3 de marzo para recuperar el solar

LEIRE PÉREZ BASAURI.

La recuperación de un terreno utilizado durante los últimos años como «vertedero ilegal» en el barrio basauritarra de Finaga, está más cerca. El departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno vasco ha emitido una resolución en la que autoriza a la empresa propietaria del solar, la mercantil Monte Finaga S.L, a excavar en la zona para que se «restaure la legalidad urbanística» de una superficie de 4.995 metros cuadrados, en un finca de 32.860 metros cuadrados.

Según confirmó ayer el Ayuntamiento, la sociedad tiene hasta el «próximo 3 de marzo como máximo para empezar» las obras. «Todo está en plazo para regularizar el vertido y restituir la legalidad. Entendemos que su intención es ejecutar los trabajos puesto que con fecha de 20 diciembre han depositado la garantía de 5.259 euros», añadieron portavoces municipales.

Este sería el último trámite de un largo y tedioso procedimiento, que se inició hace casi cuatro años cuando la asociación ecologista Sagarrak y vecinos del entorno, primero, y Basauri Bai-Podemos, después, censuraron la existencia de «vertidos ilegales» en un solar de propiedad privada. La dirección de Administración Ambiental del ejecutivo autonómico evidenció en una visita la existencia de «piedras y restos de baldosas y ladrillo».

En noviembre de 2017, el Ayuntamiento, ante las quejas de los residentes, dio de plazo dos meses a la sociedad para que eliminase los restos de construcción. Les exigía «restaurar la legalidad urbanística» en un espacio en el que se había solicitado inicialmente licencia para plantar árboles frutales.

Sin frutales

Sin embargo, ha transcurrido más de un año y el requerimiento municipal no se ha cumplido. Por ello, la formación Basauri Bai-Podemos ha exigido al equipo de gobierno local que se «zanje este asunto de una vez por todas». «Ya ha pasado suficiente tiempo y el Gobierno vasco deja claro lo que la empresa tiene que hacer», aseguró el portavoz, Boby Galdos.

El plan de actuación deberá ejecutarse con supervisión de un técnico especialista en suelos contaminados y los materiales retirados trasladarse a un gestor autorizado. Además, al considerarse que el emplazamiento ha soportado actividades «potencialmente contaminantes», se impide la autorización de la parcela como «área de plantación de árboles frutales, ni otros usos, a pesar de que se adopten medidas de cubrición con tierra vegetal, hasta la obtención de la declaración de la calidad del suelo», recoge el documento.