Los jabalíes campan a sus anchas en un parque de Basauri