Independientes y socialistas, claves para la gobernar en Arrigorriaga

El empate a seis ediles entre el PNV y EH Bildu abre un escenario de incertudumbre en un municipio, gobernado por los jeltzales durante 30 años

CRISTINA RAPOSO ARRIGORRIAGA.

La noche del domingo culminó con el trabajo que las diversas formaciones políticas han desarrollado a lo largo de las últimas semanas para abrir camino a una nueva fase en la que el diálogo será la clave. En Arrigorriaga, EH Bildu, con Maite Ibarra al frente, salió victorioso obteniendo seis concejalías. Con menos votos pero con los mismos representantes, también se encuentra el PNV, encabezado por Sonia Rodríguez.

Tras más de tres décadas al frente del Consistorio, la makila podía dejar de estar en manos jeltzales. La candidata nacionalista ha explicado que pese a no ser los resultados esperados, se siente «satisfecha» por la alta participación ciudadana en estos comicios con respecto al 2015. También por la labor y trabajo que su equipo ha desempeñado en esta campaña electoral. «Ahora tendremos que reunirnos para hacer un análisis y balance de lo obtenido. Estamos empatados a concejales pero también existen otras tres formaciones que están pugnando por entrar en la vida política del Ayuntamiento, por lo que no sé qué es lo que puede pasar», señala.

En estos últimos cuatro años de legislatura, los nacionalistas han gobernado con el PSE-EE, que ha logrado mantener sus dos concejalías en estas elecciones por lo que dicha alianza podría repetirse. Aún así, Sonia Rodríguez advierte que «es muy pronto todavía para hablar».

Un hito

Maite Ibarra por su parte, también se ha mostrado agradecida por la confianza que la ciudadanía ha depositado en EH Bildu. «La izquierda independentista nunca había sido la fuerza más votada en unas elecciones municipales», proclama.

Con «humildad y dialogo», la candidata dará sus primeros pasos al frente de los abertzales en el Ayuntamiento. «Es necesario poner en marcha una pedagogía de trabajo que nos permita empezar a construir otro tipo de relaciones entre las formaciones políticas». Aún sin contemplar la posibilidad de llegar a pactos y acuerdos de legislatura, sostiene que harán las cosas «de un modo distinto». «Preferimos sentarnos primero con el resto de grupos, hablar y valorar la situación de forma más reposada y tranquila», confiesa.