Indemnizan con 312.000 euros a un trabajador afectado por amianto

Dos trabajadores retiran restos de cemento con amianto. /E. C.
Dos trabajadores retiran restos de cemento con amianto. / E. C.

Las empresas Sidenor Aceros y Cofivacasa deberán abonar la cuantía al empleado, que ha desarrollado un mesotelioma pleural por haber estado en contacto con este material

HELENA RODRÍGUEZBASAURI

El goteo de sentencias que obligan a distintas empresas a indemnizar a trabajadores afectados por amianto continúa. La última se conoció ayer. En esta ocasión, el Juzgado de lo Social número 2 de Bilbao condena a Sidenor Aceros Especiales y Cofivacasa a pagar solidariamente 311.438 euros, en concepto de daños y perjuicios, a un trabajador que sufre mesotelioma pleural por haber estado en contacto con este material.

El operario trabajó desde 1972 hasta 2003 como laminador en Echevarria SA de Basauri. En esa fecha se prejubiló, y siete años después le llegó la jubilación. El año pasado, en el Hospital de Galdakao, «le diagnosticaron un mesotelioma epiteloide maligno», y en octubre, el Instituto Nacional de la Seguridad Social declaró su Incapacidad Permanente Absoluta derivada de enfermedad profesional. La sentencia también tiene en cuenta los informes de Osalan e Inspección de Trabajo en los que se señala que el enfermo «estuvo expuesto a este material cancerígeno».

Parte de su carrera profesional en la firma, su actividad laboral «consistió en esmerilar las barras de acero» y, posteriormente, «realizó tareas de mantenimiento en los hornos, para lo que se utilizaban madejas de amianto, con el fin de evitar fugas en todos los elementos estructurales de los hornos». «Las mangueras iban revestidas con vendas de amianto y periódicamente había que quitar o sustituir el amianto», detallan desde Asociación vasca de víctimas del amianto, ASVIAMIE.

El colectivo destaca que el trabajador «no dispuso de equipos de protección respiratoria, no se utilizaban sistemas de extracción localizada, ni la empresa les advirtió del riesgo de respirar fibras de amianto». «Se incumplió la legislación de Seguridad e Higiene, y la obligación de garantizar su integridad física», señalan.

El pasado mes de enero, otro juzgado bilbaíno condenó a Bridgestone Hispania S.A., también asentada en Basauri, a pagar 293.758 euros en concepto de daños y perjuicios a la familia de J.A.B., un trabajador que falleció en febrero de 2014, precisamente a causa de un mesotelioma pleural.