Galdakao paraliza las obras del futuro Mercadona por carecer de licencia

El hipermercado se estaba construyendo sobre los terrenos de la antigua compañía Formica. /
El hipermercado se estaba construyendo sobre los terrenos de la antigua compañía Formica.

El Ayuntamiento ha abierto expediente sancionador a la promotora que desarrolla el proyecto en los antiguos terrenos de Formica

CRISTINA RAPOSOGaldakao

El Ayuntamiento de Galdakao ha suspendido las obras de construcción del futuro edificio de Mercadona en los antiguos terrenos de Formica porque la empresa adjudicataria de los trabajos, Vusa, «carecía de licencia para edificar». Mediante una actuación, técnicos del Ejecutivo local comprobaron que la citada compañía tenía la licencia de urbanización pero no contaba con los permisos de la Agencia Vasca del Agua, URA, y de la Confederación Hidrográfica. Se trata de dos documentos imprescindibles para iniciar las labores ya que el enclave se encuentra ubicado en las inmediaciones de la orilla del río Nervión. Por todo ello, los responsables municipales del área de Urbanismo han procedido a la apertura de un expediente sancionador contra la promotora y dueña del terreno. «La empresa ya se ha puesto en contacto con nosotros y nos ha solicitado una reunión. Escucharemos sus alegaciones y empezaremos a trabajar para regularizar la situación», explicó ayer el edil de EH Bildu Asier Egiraun.

Fuentes de Mercadona en declaraciones a EL CORREO han revelado que no tenían constancia de esta situación y que se mantendrán a la espera de que ambas instituciones implicadas subsanen la problemática. Esta circunstancia también afecta a Bricomart. Y es que la multinacional de bricolaje ya confirmó su presencia en dicho parque comercial en 2015.

Precedentes

«No es la primera vez que esta empresa realiza obras sin licencia», apuntó el alcalde, Iñigo Hernando. El primer edil hace referencia a los problemas con la promotora que tuvieron lugar en 2016. Entonces Vusa iba a ser la encargada de llevar a cabo el derribo de los edificios de Formica, pero nuevamente emprendió los trabajos sin la autorización de URA y del departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco. La situación fue denunciaba EH Bildu, entonces en la oposición, y por el PP. «Es inadmisible que tengamos que ser los partidos de la oposición quienes velemos por el control de obras y no el propio Ayuntamiento. Además, solo han tenido que pagar una multa por hacer demoliciones sin los permisos y no se les ha reclamado ninguna de las tasas de demolición que exige el Consistorio para este tipo de obras», criticaban en aquel momento los soberanistas. Con las labores de demolición comenzadas, la promotora subsanó e problema y abonó 2.400 euros de una multa que estableció la propia Administración local.

La construcción de la nueva zona comercial de Zuazo generá 300 puestos de trabajo. Está previsto, además, que la apertura de Mercadona y Bricomart genere varias decenas de empleos, en una zona que, durante décadas funcionó como uno de los principales motores económicos de la comarca.