Galdakao ya está de fiestas

La plaza del Ayuntamiento se llenó de color, música y muchas ganas de disfrutar de los 'Santacruces'. / CRISTINA RAPOSO
La plaza del Ayuntamiento se llenó de color, música y muchas ganas de disfrutar de los 'Santacruces'. / CRISTINA RAPOSO

Antes del txupinazo, 43 cuadrillas subieron desde Plazakoetxe al Ayuntamiento para recibir juntas el inicio de los 'Santacruces'

CRISTINA RAPOSOGALDAKAO.

Desde antes de que resonase el estallido del txupin, casi medio centenar de cuadrillas galdakaotarras se agrupaban en Plazakoetxe para iniciar su tradicional desfile de fiestas. Estaban impacientes por empezar a celebrar los 'Santacruces'. «Queríamos hacer algo diferente, nunca visto y original. Así que hemos decidido vestirnos de egipcios en esta ocasión», contaban Aitor García y Gorka Goyoaga. Elene Ereño y sus nueve amigos también subieron hasta la plaza consistorial disfrazados. Iban vestidos de serpas. «El año pasado subimos remando y este año queríamos hacer algo totalmente distinto. Nos hemos atado con una cuerda para no perdernos», decía riéndose.

A cinco escasos minutos de que se prendiera la llama festiva, todas ellas aguardaban impacientes bajo el balcón consistorial la lectura del pregón. A votación popular, este año el primer mensaje festivo estuvo oficiado por el medio local Mozoilo Irratia y la plataforma de pensionistas de Galdakao. Antes de que el reloj marcase las 20:00 horas, el bullicioso ambiente festivo que se respiraba en la plaza del Ayuntamiento ceso por un instante para dar voz a Aritz Apraiz y Xabier Ealo, pregoneros. «Recuperemos el orgullo de ser galdakoztaras, sintámonos libres, salgamos a las calles y llenémoslas de vida», proclamaron. Acto seguido, la portavoz del colectivo de pensionistas, Ana De Diego, prendió el txupin y rápidamente la música volvió a inundar las calles de la localidad.

Por el aire circulaban unos vistosos balones hinchables pero también miles de coloridas serpentinas que danzaban con el viento. Los más pequeños jugaban felices y animados bailando al son de la música que pinchó el Dj Oihan Vega en la carpa ubicada en Kurtzeko plaza. Jóvenes y mayores también se animaron y acudieron a la fiesta a mover el esqueleto. Por delante, nueve días de fiestas, más de cien actos programados y un deseo común; disfrutar de la diversión con respeto y sin incidentes.