Galdakao avanza con las mejoras del parque Máximo Moreno

El parque es un área de esparcimiento para perros desde 2016. / CRISTINA RAPOSO
El parque es un área de esparcimiento para perros desde 2016. / CRISTINA RAPOSO

Durante el mes de agosto trabajadores del plan verde municipal han acondicionado los jardines y cubierto las grietas

CRISTINA RAPOSOGALDAKAO.

El deterioro y el envejecimiento que provoca el paso del tiempo también han hecho mella en uno de los pulmones verdes de Galdakao: el parque Máximo Moreno. Este enclave, ubicado junto a la N-634 y próximo al parque de Plazakoetxe, pasó a convertirse en un área de esparcimiento canino en 2016. Han pasado tres años desde entonces, y ahora el nuevo equipo de gobierno, conformado por EH Bildu, Auzoak, Podemos Galdakao y Usansolo Herria, se ha puesto manos a la obra para recuperar y dar vida a uno de los espacios más emblemáticos de la localidad.

El acondicionamiento de los jardines, el cubrimiento de las grietas del firme y la limpieza del emplazamiento han sido las primeras labores de reforma y se han llevado a cabo a lo largo de este pasado mes de agosto. Unas actuaciones que han sido lideradas por el personal del plan verde municipal.

Aún con todo ello, y según explica Mari Paz Losada, Vicealcaldesa y concejala de Obras y Servicios, las reparaciones del parque no han hecho más que comenzar. «Ahora mismo nos encontramos con la limpieza de las pintadas que se encuentran en la pérgola. También queremos mejorar la iluminación, y por supuesto reasfaltar toda la zona», confirma la edil.

Todavía se desconoce la fecha en la que se iniciarán las labores de pavimentación. Y es que el Ejecutivo local necesita del permiso de La Agencia Vasca del Agua (URA) para poder intervenir porque el enclave se encuentra junto al encauzamiento del río Ibaizabal. «Estamos reservando una partida presupuestaria para que cuando tengamos todos los permisos podamos arrancar con los trabajos de reforma, pero también para reparar la fuente que corona el parque», señala.

«Lo que antes era un espacio bonito de Galdakao se ha convertido en un parque de desecho. El Ayuntamiento ha comenzado las limpiezas pero aquí tienen mucho trabajo por delante». Con esas palabras Luis Ángel, vecino de la localidad, define lo que hoy en día es para él el parque Máximo Moreno. Y es que según cuenta, la afluencia que solía tener este enclave fue desapareciendo poco a poco. Totalmente en desuso, finalmente terminó convirtiéndose en un parque para perros. «Aunque le hayan querido dar un segundo uso para los perros, ni siquiera cuenta con papeleras. Esto tiene que cambiar y convertirse en una zona de ocio para el disfrute de todos los vecinos», solicita el galdakoztarra.