La falta de consenso paraliza la consulta previa sobre la desanexión de Usansolo

Los vecinos del enclave galdakaotarra aún deberán esperar para conseguir la desanexión. / M. FERNÁNDEZ
Los vecinos del enclave galdakaotarra aún deberán esperar para conseguir la desanexión. / M. FERNÁNDEZ

El PNV plantea una votación por correo sobre los límites del enclave que no convence ni al PSE, su socio de gobierno, ni a la oposición

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

Todo indica que el proceso para poner en marcha la desanexión de Usansolo tendrá que esperar a la próxima legislatura. La consulta previa para decidir sobre los límites del hasta ahora barrio galdakaotarra, y considerada indispensable por el alcalde, Ibon Uribe, ha quedado en suspenso. Así, en la última Comisión de Participación Ciudadana, el Partido Nacionalista se quedó solo con su propuesta de que los vecinos votaran por correo y no en las urnas. El Partido Socialista, su socio de gobierno, de abstuvo, lo que unido a la negativa del resto de la oposición dejó la idea en el aire.

El plan jeltzale pasaba por «hacer unas preguntas a los vecinos de Usansolo para delimitar qué espacio tiene el barrio». Las cuestiones se enviarían por correo a todos los hogares implicados y, una vez respondidas, los residentes devolverían el documento, por la misma vía o depositándolo en algún espacio municipal. La oposición asegura que esta vía no cumple con los requisitos de este tipo de consultas.

«Hacerlo de esta forma no garantiza la seguridad necesaria para desarrollar un proceso de este tipo», advierte la portavoz del Partido Popular en la localidad, Mari Carmen Sánchez. Itxaso Gutiérrez, concejala de Usansolo Herria, añade que dado que «ya estamos en época electoral seguramente durante esta legislatura no se convocara ningún cuestión sobre Usansolo». La edil mantiene además que «no hace falta un estudio que determine qué es Usansolo y qué no. Los usasolotarras lo tenemos muy claro».

La abstención socialista y la negativa de la oposición, a la que se sumaron EH Bildu y Galdakao Orain descarta casi con total seguridad que el tema sea tratado en pleno. «El equipo de gobierno ha decidido que, ante unos resultados inciertos, no se votara esta consulta, sobretodo viendo que su socio, el PSE, se abstenía», confirma Luis Ángel Lachina, de Galdakao Orain.

Nuevo punto muerto

Así las cosas, el proceso vuelve a entrar en una fase de estancamiento, más si se tiene en cuenta que llegan dos periodos electorales que ralentizarán la vida política. La desanexión del enclave ha estado en punto muerto durante parte de esta legislatura. Desde que en junio del año pasado, el Consejo de Ministros no autorizase la consulta popular prevista por el Ayuntamiento galdakaotarra, la cuestión estaba aparcada. Entonces, el órgano del Gobierno central aseguro no ser competente y además, rechazó la pregunta que se quería realizar «ante la inexistencia de documento público alguno que determine los límites exactos de Usansolo». Este ha sido precisamente el aspecto que ha llevado al alcalde a plantear una consulta previa que aclare el tema territorial.