Etxebarri instalará seis cámaras para mejorar la seguridad en sus calles

Una de la cámaras se instalará en el entorno de la calle Lezama Legizamon. /Mireya López
Una de la cámaras se instalará en el entorno de la calle Lezama Legizamon. / Mireya López

Desde la comisaría de la Policía Local, los agentes podrán visualizar en tiempo real lo que suceda en distintos puntos de la localidad

LEIRE PÉREZBASAURI

El Ayuntamiento de Etxebarri ha puesto en marcha el procedimiento que permitirá a la institución local dotarse de seis cámaras de videovigilancia, así como crear un centro de control de estos dispositivos que controlará la Policía Local. El primero de los equipos se implantará en el acceso al ascensor de la Línea 3, en la parada intermedia, en su conexión con la calle Euskal Herria. Tendrá reconocimiento facial y visión en condiciones de muy baja luminosidad.

Con esta adquisición el Ejecutivo local ganará en tranquilidad. Desde que se pusiera en marcha ese tramo del suburbano, existe cierto desasosiego en relación a ese punto, considerado como «inseguro» para muchos usuarios. Al tratarse de un camino carente de edificaciones y por tanto, poco frecuentado a determinadas horas, presenta algunos riesgos que los responsables locales quieren evitar. Precisamente, para trasladar mayor seguridad a los ciudadanos se ha mejorado la «iluminación» y se vigila por parte de la Policía Municipal y de la Ertzaintza.

Esta compra no será la única que se realizará dentro de una partida presupuestaria de 70.000 euros. Otros cuatro dispositivos más se ubicarán en el cruce de la N-634, en Lezama Legizamon, en la carretera del Boquete, en Santa Mariana y en la salida por el cementerio «para controlar el tráfico», aseguró el primer edil. Ya de paso se instalará una sexta cámara en el depósito municipal de vehículos municipal. Todos estos puntos se controlarán desde la comisaría a través de una sistema centralizado en el que se incorporarán las cámaras de las rampas mecánicas y de los ascensores de Lezama Legizamon.

Primera vez

Es la primera vez que la institución local vigilará a través de cámaras varias zonas del municipio, aunque el alcalde, Loren Oliva, matiza que el municipio «es un pueblo seguro». Los datos de delincuencia son bajos, si bien el mandatario considera que «se deben mejorar los sistemas de protección y seguridad con los que contamos». «Este proyecto mejora la seguridad vial y peatonal, además de servir de control de actos vandálicos e incívicos en instalaciones que han supuesto una gran inversión», asegura el primer edil.

Una vez se adjudique el contrato –la fecha límite para presentar las ofertas será el próximo día 10 de diciembre– la empresa tendrá tres meses para poner los equipos en funcionamiento. Todos ellos deberán incorporar condiciones de muy baja luminosidad, disponer de almacenamiento interno para garantizar posibles cortes de comunicación, ser anti-vandálicas y contar con una resolución mínima de 100 píxeles por la noche y 130, por el día.

 

Fotos

Vídeos