Etxebarri inicia una nueva campaña +para controlar las colonias felinas

Miembro de una colonia. / E.C.
Miembro de una colonia. / E.C.

En los últimos cuatro años los voluntarios han atendido a doscientos gatos en las once zonas habilitadas

LEIRE PÉREZ ETXEBARRI.

El Ayuntamiento de Etxebarri está llevando a cabo junto con la asociación Etxebarriko Katuak una nueva campaña de implantación del método CES, que consiste en coger, esterilizar y soltar a los gatos. Desde que se convirtiera en una de las primeras localidades de la zona en poner en marcha el protocolo hace cuatro años, los voluntarios y la Administración local han atendido a más de doscientos gatos. Actualmente, de hecho, existen en el municipio once colonias que suman un total de noventa felinos (antes de la implantación del programa había más de dos centenares).

Según indicó el alcalde, Loren Oliva, con esta iniciativa «se permite controlar las colonias ya existentes de gatos y dotarles de una vida mejor, al tiempo que se vigila que nadie, salvo los voluntarios identificados y en los sitios habilitados -hay varias tolvas distribuidas en diferentes puntos del municipio-, deje comida por los rincones». El objetivo es además «evitar que otros animales como las ratas coman esos alimentos». Oliva pidió a la ciudadanía, en ese sentido, que «sean conscientes de que lo que se está haciendo es por el bien de la comunidad».

Apuntó también que «cualquier tipo de daño que puedan sufrir los animales será investigado y se aplicará a los culpables la ordenanza municipal y la ley contra el maltrato animal». La advertencia no significa, según indicaron desde el Ayuntamiento, que haya habido «ningún» ataque a los animales.

Como recordatorio, el regidor añadió que causar la muerte de un animal acarreará «penas de prisión de seis a dieciocho meses e inhabilitación de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales».

Además, la muerte de animales mediante «actos de agresión o suministro de sustancias tóxicas se considera infracción muy grave con multa 1.745 a 17.518 euros», detalló. Oliva animó, asimismo, a «denunciar si se es testigo de un maltrato».